Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estado fija una zona de extracción de arena para regenerar playas en la costa de Banyalbufar

El Plan de Ordenación de la Costa Levantina-Balear lo contempla pese a que la ministra Ribera se comprometió al consenso con el Govern - La Comisión Balear de Medio Ambiente informa en contra y exige su retirada

El Estado fija una zona de extracción de arena para regenerar playas en la costa de Banyalbufar.

El ministerio de Transición Ecológica está elaborando el Plan de Ordenación del Espacio Marítimo (POEM ) de la Costa Levantina y Balear. En este plan, que han remitido al Govern para que se pronuncie sobre su impacto ambiental, se fija una zona donde se permitirá la extracción de áridos (arena) para la regeneración de playas, en concreto frente a la zona de Banyalbufar donde ya se sacó arena por primera vez en tiempos de Jaume Matas como ministro de Medio Ambiente y ello generó una gran protesta ecologista y revuelo político en el Parlament.

El Govern ha realizado un contundente informe, al que ha tenido acceso este periódico, donde exige la retirada de esta zona por los «perjuicios ambientales» y le recuerda que el polígono situado frente a la Serra de Tramuntana todavía no ha recuperado la biodiversidad de las extracciones efectuadas en los años 2002 y 2009.

El hecho de que Madrid contemple una zona para extracción de arena encaminada a regenerar playas contrasta con el contundente desmentido de la vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, el pasado mes de diciembre durante una visita a Baleares. Por aquel entonces, la conselleria de Medio Ambiente que dirige el nacionalista Miquel Mir, ya había emitido un informe contrario a esta práctica. Ribera aseguró, durante su visita a Baleares, que de ninguna de las maneras pensaban extraer arena para regenerar playas y que su Ministerio estaba en la línea del Govern de Baleares. La inquietud de Medio Ambiente se generó al ver la Estrategia de Protección de la Costa de Baleares, pero se tranquilizaron al escuchar las palabras de la vicepresidenta Ribera. El Ministerio se comprometió a regenerar las playas «sin impacto ecológico» y a consensuar las estrategias con el Govern.

No obstante, cuando desde la Comisión Balear de Medio Ambiente que preside Antoni Alorda se han puesto a trabajar en su informe preceptivo, que no vinculante, sobre el Plan de Ordenación de la Costa Levantina-Balear han descubierto que el ministerio de Transición Ecológica incluye una zona de extracción de áridos frente a la Costa de Banyalbufar. Casualmente es la misma de donde ya se sacaron sedimentos arenosos en los años 2002 y 2009 y levantaron un gran revuelo ecologista y político en las islas por su impacto ambiental. Hay que recordar que el jefe de gabinete de la ministra Ribera es Marc Pons, exconseller de Movilidad del Govern y flamante secretario de Transición Ecológica y Biodiversidad del PSOE.

Un mapa informativo

Desde el ministerio de Transición Ecológica indicaron el viernes que lo único que hace el POEM es cartografiar las zonas donde existen yacimientos de arena sin contaminantes u otras características negativas para su uso en la regeneración de playas y estabilización del litoral: «Se trata de un simple mapa informativo y un ejercicio de transparencia. Que ese yacimiento sea apto para tal fin no quiere decir que se vaya a utilizar, de la misma manera que se identifican yacimientos mineros, de los que solo algunos acaban explotándose».

De igual modo, indicaron que para garantizar que «ningún proyecto de extracción de arenas en el litoral español provoque afecciones ambientales -menos aún si se trata de parajes costeros con figura de protección medioambiental- existen las preceptivas y exigentes Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA)».

Informe contrario del Govern

La extracción de arena del fondo marino para depositarla sobre las playas para su regeneración, se debe realizar mediante una draga que bombea la arena y toda su biodiversidad hasta el litoral. Allí se depositan los áridos sobre los arenales a regenerar.

El informe, al que ha tenido acceso este periódico, que firma la Comisión Balear de Medio Ambiente y que ha remitido al Ministerio, reclama de forma contundente la eliminación de esta zona del Plan de Ordenación de la Costa de Baleares: «Solicitamos la retirada de la Zona de uso prioritario para la extracción de áridos destinados a la protección costera de la planificación para la ordenación del espacio marítimo de las Illes Baleares puesto que es una práctica que genera, a la larga, mayores perjuicios que beneficios ambientales como corroboran los informes realizados por la Dirección General de Espacios Naturales y Biodiversidad».

Hay que tener en cuenta que Costas es una competencia estatal y el Ministerio tan solo tiene la obligación de consultar al Govern cuando elabora una planificación sobre el litoral isleño. Lo que ocurre es que en este caso, por primera vez en este tipo de documentos, Medio Ambiente aprovecha para solicitar la retirada de una regulación de ámbito nacional.

Asimismo, la Comisión Balear de Medio Ambiente recuerda al ministerio de Transición Ecológica que «el yacimiento ubicado en aguas bajo soberanía y jurisdicción española del polígono situado en la Serra de Tramuntana, enfrente de Banyalbufar, aún está en recuperación de la última actuación llevada a cabo hace una serie de años». Acto seguido añade que «dicha actuación que se realizó mediante el drenaje de una gran cantidad de sedimento conlleva una regeneración de años».

Los técnicos de Medio Ambiente del Govern también recuerdan los malos resultados de la última regeneración de playas mediante arena de esta misma zona de Banyalbufar: «La obtención de áridos dirigida a la regeneración artificial de las playas de Can Picafort y Cala Millor se llevó a cabo mediante la extracción de material detrítico costero, y tal y como se demostró posteriormente contenía múltiples organismos asociados».

Ante esta situación, la Comisión Balear de Medio Ambiente propone que «se minimice la construcción de infraestructuras que alteran las aportaciones de sedimento más que facilitar la compensación de la falta de sedimento mediante la incorporación de áridos». Asimismo, abogan por la restauración de los sistemas dunares (dunas móviles, fijas y fósiles) mediante «la revegetación, la colocación de sistemas de protección y el seguimiento y mantenimiento de las dunas».

Zona de uso prioritario para la extracción de áridos destinados a la protección costera. La cartografía del Plan de Ordenación del Espacio Marítimo de la Costa Levantino-Balear fija este espacio para sacar arena, el mismo punto de donde se sacaron áridos en 2002 y 2009.

Zona de uso prioritario para la extracción de áridos destinados a la protección costera

Ecologistas Se encadenaron a los tubos de arena en Can Picafort

La regeneración de playas mediante la extracción de arena siempre ha generado una gran polémica ecologista en Baleares, especialmente por su fuerte impacto ambiental sobre la biodiversidad marina. En el año 2002 activistas del grupo ecologista GOB se encadenaron junto a los tubos que bombeaban arena en la playa de Can Picafort en un proyecto del ministerio de Medio Ambiente que dirigía el expresident Jaume Matas. Precisamente, aquella arena también se había extraído de la costa enfrente de Banyalbufar.

Compartir el artículo

stats