Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis | Armengol pierde las primarias de Més

Las votaciones de las primarias de Més se realizaron el domingo.

Jose Ferrà acertó de lleno al poner por sorpresa a Antoni Noguera a liderar Més; por contra, el Iván Redondo de los econacionalistas (el de antes de que Jordi Évole nos lo desmitificara) ha fracasado estrepitosamente a la hora de buscar/fabricar al candidato para 2023. Visto el baño recibido ayer por la cúpula, hubiera sido más inteligente forzar al concejal palmesano para que aceptara el puesto. Un partido que ha dado cabezas de lista tan potentes y brillantes como Pere Sampol, o efectivos y mediáticos como Biel Barceló -hasta que él mismo se dejó perder- no puede permitirse llegar a la disyuntiva de tener que elegir entre dos alcaldes treintañeros de la Serra de Tramuntana por falta de la alternativa correspondiente.

Con estas piezas sobre el tablero, el aparato de Més se empecinó en el jaque mate a Lluís Apesteguia, y ahora pagará las consecuencias. El clan de Esporles, ayudado por el mini dúo de Montuïri -Joan Matxo i Joan Collet- ha maniobrado con el único objetivo de mantener sus poltronas. Flaco favor le han hecho a Maria Ramon, que tenía recorrido político pero a su debido tempo. En condiciones normales Fina Santiago jamás habría votado a la alcaldesa de Esporles -lo mismo que Ferrà o Antoni Trobat, otros dos con gran criterio-, pero de los pesos pesados era la única que se podía permitir ir en contra del de Deià, que en un error político de calado la vetó como vicepresidenta del Govern.

Al igual que en la guerra Susana Díaz vs. Pedro Sánchez, todos los cargos de Més colocados acudieron raudos a arropar a Ramon en la foto. Previamente, Lluís Apesteguia había arrancado su campaña rodeado por las bases, que le han dado la victoria. El escenario fue adrede el exterior del Consolat. Desde su despacho, Francina Armengol hubiera fulminado a su ahora rival electoral, con el que sabe que ya no podrá tener tan domesticados a sus socios. La presidenta recriminó a Noguera que no diera el paso y zanjara así las primarias; él la tranquilizó: «Lo tenemos controlado, Maria gusta más que Lluís». Menuda jugada, Toniet.

Compartir el artículo

stats