Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los precios para volar desde Palma por las nubes a pesar del descuento de residente

Las rutas con las principales capitales españolas desde Son Sant Joan disparan su importe antes de descontar la subvención estatal

Pasajeros en el aeropuerto de Palma. | MANU MIELNIEZUK

Los precios de los vuelos desde el aeropuerto de Palma están por las nubes. Salvo excepciones, viajar desde Mallorca a las principales capitales españolas puede superar los 400 euros, sin aplicar el descuento de residente. Volar desde Son Sant Joan a ciudades europeas como Londres, París o Berlín sale más barato. Con la subvención a los mallorquines se rebaja el precio, pero no hay que olvidar que es el Estado el que asume el pago de las tarifas completas de las aerolíneas.

Basta hacer un barrido entre compañías aéreas para constatar que volar sigue siendo caro, a pesar de la crisis de la covid-19 o precisamente por ella, con aviones que difícilmente se llenan, las tarifas se disparan cuando el pasajero parte de la capital palmesana.

Sirva de ejemplo las capturas que ilustran esta página. Por ejemplo, volar el pasado viernes a Barcelona con Air Europa costaba entre 163 y 395 euros, solo el trayecto de ida. A bordo de un avión de Ryanair los precios también se disparaban hasta 173 o casi 265 euros. Con Vueling las tarifas llegaban a costar más de 438 euros. Se puede esgrimir que el viernes pasado estábamos a las puertas de un puente, pero si se hace una búsqueda para viajar este próximo viernes día 15 también se vuelven a encarecer los precios. Con destino Barcelona los billetes de Vueling pueden llegar a costar más de 408 euros, si bien también hay plazas por 200 euros, 127 euros y el más económico de 56 euros a primera hora de la mañana.

Jerez, otro destino demandado por la población flotante, también se encarece, con billetes que rondan entre 125 y 158 euros, además de que se ha de volar vía Barcelona. Entre Palma y Sevilla, a bordo de Iberia, y haciendo escala, los precios se disparan a los 456 euros.

Desde marzo, la aerolíneas tuvieron que modificar sus sistemas de ventas para no identificar a los compradores con derecho a descuento. La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia advirtió de que esa medida no iba a resolver el encarecimiento que provocó el incremento de la bonificación hasta el 75%. Era una recomendaciones defendida por los expertos para mitigar los efectos no deseados por las ayudas públicas, pero la CNMC avisaba de que para las compañías es «fácil» identificar desde dónde se realiza la compra. El incremento del descuento aéreo trajo aparejado que el gasto estatal de la bonificación se disparó casi al doble. Los expertos consideran que sería mejor que los pasajeros recibieran una cuantía fija por viaje, lo que les llevaría a buscar las tarifas más baratas, si las encuentran.

Los ejemplos

Volar desde Palma a Barcelona, Sevilla o Jerez, entre otras capitales, dispara las tarifas. Solo el trayecto de ida sin aplicar el descuento del 75 % puede salir a más de 400 euros. La diferencia que no paga el residente la asume el Estado.

Compartir el artículo

stats