Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EPÍGRAFE

El IdISBa ya investiga en Primera División

Un grupo de treinta investigadores trabaja para mejorar el diagnóstico y tratamiento de las infecciones por bacterias multirresistentes

Foto del grupo de investigación de enfermedades infecciosas del IdISBa con su investigador principal, Antonio Oliver, al frente.  | HUSE/IDISBA

Foto del grupo de investigación de enfermedades infecciosas del IdISBa con su investigador principal, Antonio Oliver, al frente. | HUSE/IDISBA

El Instituto de Investigación Sanitaria de Balears (IdISBa), como el Real Mallorca, ya milita en la Primera División. Pero, en su caso, en la máxima categoría de la investigación en temática de salud de este país.

El jefe del servicio de Microbiología de Son Espases, Antonio Oliver, matiza: «Acabamos de entrar en la Primera División de la investigación de enfermedades infecciosas».

Explica Oliver que el Instituto Carlos III, el mayor apoyo científico-técnico del Sistema Nacional de Salud, lanzó este año 2021 una convocatoria para crear un Ciber (Centro de Investigación en Red) de enfermedades infecciosas.

«Se presentaron un total de 90 grupos de investigación y se eligió a 46, el nuestro entre ellos, para formar el Ciber de enfermedades infecciosas», se congratula Oliver en su papel de investigador principal del grupo recién creado.

El Ciber se ha creado para profundizar en la investigación de cuatro temáticas: resistencia a los antibióticos; la covid-19 y las pandemias víricas; el VIH y las enfermedades infecciosas importadas como el zika o la malaria. «Ha sido la covid la que ha impulsado este Ciber», admite el jefe de Microbiología.

Cien mil euros anuales

«Nosotros centraremos nuestras investigaciones en la resistencia a los antibióticos y recibiremos por ello una financiación directa del Carlos III de cien mil euros anuales», revela su investigador principal explicando que esta dotación está garantizada durante los primeros cuatro años, momento en que se revisa el trabajo investigador realizado en el periodo antes de renovar la inyección económica. «Lo normal es que ya recibamos esos fondos anuales de manera permanente y sirvan para contratar a un investigador de apoyo de forma indefinida, para la compra de material....», prosigue.

Oliver señala que su grupo investigará sobre un problema aún de incalculables dimensiones: la resistencia que desarrollan algunos patógenos a la acción de los antibióticos, una pérdida de efectividad de los fármacos que está detrás de unas treinta mil muertes cada año en este país.

«Y nuestra investigación se centrará en desentrañar cuál es su mecanismo de resistencia, cómo se hacen resistentes las bacterias a la acción de los antibióticos así como desarrollar estrategias para combatir esta resistencia, impedir que la bacteria sea tan agresiva, inhibir su virulencia antes de acabar con ella», explica el Microbiólogo jefe.

Junto a Oliver como investigador principal trabajan cerca de otros treinta científicos reclutados en el servicio de Microbiología de Son Espases, en el IdISBa, en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del hospital de referencia y en la propia Universitat de les Illes (UIB).

La diana de sus investigaciones es la bacteria Pseudomonas aeruginosa de la que Oliver ilustra que fue descubierta en los años 90, que es la bacteria más resistente a los antibióticos a nivel mundial y que, en el ámbito hospitalario, provoca tres muertes en cada diez infecciones.

Diagnósticos rápidos

Aparte de conseguir alguna molécula capaz de acabar con esta bacteria multirresistente, Oliver revela que otro de los objetivos de su grupo investigador es desarrollar técnicas que permitan diagnósticos más rápidos del problema que eviten las complicaciones posteriores.

La bacteria citada no ha desaparecido durante la covid-19 y como es habitual ha colonizado aparatos de ventilación mecánica de la UCI generando más problemas a los pacientes pandémicos, revela el microbiólogo.

«Sin antibióticos la humanidad no funcionaría ya que no se podrían hacer trasplantes, ni cirugías ni ningún tratamiento contra el cáncer. Sin ellos no podríamos practicar la medicina como la conocemos actualmente», recuerda Oliver advirtiendo de que, si no se hace nada, en 2050 esta resistencia a los antibióticos matará a diez millones de personas al año, más muertes que las que provocan hoy en día los diferentes cánceres y muchas más que los cuatro millones de defunciones que ha provocado esta pandemia de la covid-19 en su ya larga trayectoria.

Compartir el artículo

stats