Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venta de tabaco vuelve a crecer en las islas con el regreso del turismo

Durante los ocho primeros meses de este año se han adquirido en Baleares dos millones de cajetillas más que en el mismo periodo de 2020

La demanda de tabaco vuelve a crecer en las islas tras la caída de 2020. B. Ramon

Durante los primeros ocho meses de este año se han vendido en Baleares 40,7 millones de cajetillas de cigarrillos, 2,1 millones más que durante el mismo periodo de 2020, un dato que se vincula al retorno masivo de los turistas durante este verano, frente a las cifras mínimas contabilizadas a lo largo de 2020. Este incremento del 5,6% queda claramente por encima del estancamiento registrado en la media estatal, donde la subida es prácticamente inexistente, de poco más de 115.000 cajetillas hasta superar los 1.389 millones.

La evolución balear contrasta además con la de aquellas zonas en las que la venta de cigarrillos está presentando un descenso, como Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, la Comunidad Valenciana, Galicia, Madrid, Murcia, País Vasco y La Rioja.

Subida general en las islas

Este incremento en las ventas de tabaco que se registra en el archipiélago es generalizado, e incluye también a los cigarros, con 27,9 millones comercializados entre enero y agosto frente a los 27,8 millones del mismo periodo de 2020; en la picadura para liar, con 160.669 kilos, casi 10.000 más que en el año anterior, y la picadura para pipa, con 25.079 kilos cuando durante el pasado ejercicio se limitaron a 18.312.

La evolución al alza se enmarca en un contexto de mejora de los ingresos de las familias residentes al reactivarse la actividad en muchos sectores económicos, pero muy especialmente por una llegada de visitantes durante este verano muy superior al anterior.

Hay que recordar que 2020 se cerró con una fuerte caída en las ventas respecto a 2019, antes de que se declarara la pandemia. Al cierre del pasado ejercicio, en Baleares se habían comercializado 55,3 millones de cajetillas de cigarrillos, claramente por debajo de los 86,6 millones de 2019, lo que supuso un recorte de un 36%, cuando esta reducción fue en el conjunto de España muchísimo más moderada, de un 8,1%.

Durante el pasado ejercicio, la evolución a la baja balear se registró también en los cigarros y en los dos tipos de picaduras.

Compartir el artículo

stats