Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los proyectos de nuevas viviendas alcanzan el nivel más alto desde 2008

Las residencias visadas por los aparejadores de Mallorca logran las 2.212 en nueve meses y superan las cifras previas a la pandemia

La promoción inmobiliaria registra una notable reactivación en Mallorca. B. Ramon

Hay que remontarse a 2008 para encontrar un volumen de proyectos de nuevas viviendas en Mallorca que supere las de este año. La promoción inmobiliaria está siendo uno de los primeros sectores económicos en salir de la crisis del coronavirus y situarse ya en niveles superiores a los anteriores a la pandemia, empujada parcialmente por los proyectos que el Govern está desarrollando para la edificación de residencias en alquiler de carácter social.

Los datos facilitados por el Colegio Oficial de Aparejadores de la isla así la reflejan: durante los nueve primeros meses de este año se han visado 2.212 viviendas para su próxima edificación, una cifra que no sólo supera claramente la de 2020, cuando en ese mismo periodo se alcanzaron las 1.898 bajo los efectos de la covid-19, sino también las de 2019, cuando esa cifra se situó en las 1.946. Como se ha indicado, hay que retroceder hasta 2008, con sus 3.047 proyectos residenciales, para encontrar una cifra superior.

No solo se está dando en la isla una apreciable reactivación en la promoción de viviendas, sino que además ésta se detecta en todas sus tipologías. La cifra de plurifamiliares (es decir, la de residencias enmarcadas en un mismo edificio) se ha situado durante estos nueve primeros meses del presente ejercicio en 1.308, elevando la cifra del año anterior a la pandemia, cuando se llegó a las 1.174.

Por lo que respecta a los chalés, se han contabilizado entre enero y septiembre 651 proyectos, cuando en 2019 se sumaron 526. En este caso hay que destacar un dato: la cifra de este año supera incluso la de 2008, y hay que remontarse a 2007, año del final de la burbuja inmobiliaria, para encontrar un número superior, con 1.042 proyectos visados en Mallorca en esas fechas.

Finalmente, en lo que va del presente ejercicio se han visado 253 adosados, por encima de los 245 de 2019, pero en este caso con la excepción de que este tipo de residencias alcanzó un número superior en plena pandemia, con 262 proyectos durante los tres primeros trimestres de 2020.

Aumento de la vivienda pública

El presidente del Colegio Oficial de Aparejadores de Mallorca, Luis Alfonso de León, pone en valor el esfuerzo que el Govern, a través del Instituto Balear de la Vivienda (Ibavi), está haciendo para ofertar nuevas residencias con alquileres asequibles, y que se está detectando en el alza de los plurifamiliares visados en Palma o Calvià, por citar dos ejemplos. La entrada de estos proyectos se ha apreciado especialmente durante el tercer trimestre del año.

Pero pese a reconocer este esfuerzo, el representante de este colectivo no oculta que el número de inmuebles que la Administración autonómica puede impulsar es claramente insuficiente para cubrir la demanda de colectivos como el de los jóvenes, que registra serios problemas para poder emanciparse debido al coste que les supone acceder a una residencia.

El problema radica en que la mayor parte de la vivienda que se quiere poner en marcha se sitúa pon encima de la capacidad de compra de un elevado porcentaje de los residentes en las islas, con precios que pueden alcanzar los 400.000 y los 500.000 euros, accesibles solo para las clases altas y, en buena medida, para la demanda extranjera.

LAS CLAVES

Plurifamiliares | Aumento con la ayuda del Govern balear

En nueve meses se han visado 1.308 viviendas plurifamiliares, con una evolución al alza ayudada por los proyectos impulsados desde el Govern.

Unifamiliares | Cifras que superan claramente las de 2008

Los 651 chalés visados entre enero y septiembre superan claramente los 503 que se contabilizaron en 2008.

Adosados | Por encima de las cifras de 2019 pero no de 2020

Los 253 adosados visados quedan por encima de los 245 de 2019, pero no de los 262 de 2020.

El presidente del Colegio de Aparejadores recuerda que los ciudadanos con ingresos más modestos todavía no se han recuperado de la crisis generada por el coronavirus, lo que explica que los promotores inmobiliarios estén centrando actualmente su actividad en un producto de nivel alto, por ser el que cuenta en estos momentos con una demanda más solvente.

En este aspecto, Luis Alfonso de León comparte el análisis que se hace desde la patronal balear de empresas promotoras, y es que en zonas como Palma el suelo disponible para la edificación es muy escaso. Esa falta de competencia está permitiendo a sus propietarios fijar unos valores al alza, y encontrar compradores pese a ello. Pero en este contexto la posibilidad de desarrollar inmuebles con un precio asequible se vuelve prácticamente nula, según se insiste desde diferentes asociaciones vinculadas al mercado residencial.

Notable evolución al alza

En cualquier caso, las 2.212 viviendas visadas en Mallorca durante estos primeros nueve meses del presente ejercicio reflejan la reactivación que se está dando en el sector de la promoción inmobiliaria, aunque se insiste que esta cifra sigue siendo claramente insuficiente para atender la demanda que se registra.

El estallido de la burbuja inmobiliaria hizo que de las 8.355 viviendas visadas en Mallorca durante los nueve primeros meses de 2007 se bajara hasta las 3.047 en ese mismo periodo de 2008, iniciando una intensa evolución a la baja hasta llegar hasta las 453 de 2014, cuando el sector toco fondo.

A partir de esa fecha se inició un cambio de tendencia al alza que se ha mantenido hasta este año, solo interrumpido ligeramente durante 2020 debido a la pandemia.

Compartir el artículo

stats