Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres de cada diez accidentados con el patinete se rompen la cabeza

El 90% de los implicados iba sin casco, medida no obligatoria pese a registrarse tres muertes en año y medio - Un informe del 061 y la UCI de Son Espases evalúa el impacto de su uso

Una actuación del 061 en un accidente de patinete, objeto de esta información. IB-SALUT

El patinete ha irrumpido con fuerza como nuevo medio de transporte barato, ecológico y sostenible, pero también ha de quedar claro que su uso no está exento de riesgos. Así ha quedado demostrado en un informe elaborado por profesionales del servicio de emergencias del 061 y sanitarios de la UCI de Son Espases que han constatado que tres de cada diez accidentados mientras se desplazaban en este medio de transporte sufrieron un traumatismo craneoencefálico de diferente grado de severidad.

Un elevado porcentaje que no casa con la actual permisividad y laxa normativa que rodea a estos elementos de transporte. Para usar un patinete hoy en día no es obligatorio el uso del casco sino tan solo se recomienda llevar este elemento de protección, lamentan los sanitarios consultados, aquellos que precisamente los atienden en el lugar del siniestro y que en muchas de las ocasiones han de ingresarlos en los hospitales y los que los esperan y los atienden en ellos.

Los dos servicios asistenciales mencionados han recabado datos de los accidentes registrados con estos vehículos de movilidad personal y han constatado que si en todo el año 2020 se registraron un total de 258 accidentes con patinetes, en este 2021 aunque solo hasta el pasado mese agosto se han documentado 240.

Esta elevada cifra de accidentes echa por tierra la falsa percepción de seguridad que muchas personas tienen al desplazarse en un patinete, instrumento hasta hace poco de uso exclusivamente lúdico e infantil.

Tres muertes en año y medio

Pero no es así. José María Álvarez, director médico del servicio de emergencias médicas del 061, revela que en año y medio, desde que la población de Balears pudo recuperar en parte su movilidad tras el confinamiento pandémico, se han producido tres fallecimientos por accidentes con este vehículo eléctrico unipersonal.

«Desde el pasado mes de junio hasta finalizado este septiembre, en tan solo cuatro meses, hemos tenido que ingresar a diez personas en la UCI por accidentes en patinetes de los que finalmente falleció uno», aporta otro dato Juan Antonio Llompart, adjunto del servicio de críticos de Son Espases que atiende a los pacientes con traumas graves.

El perfil de los accidentados responde al de un varón con una edad media que oscila entre los veinte y los cuarenta años que ingresa en los boxes de críticos con un diagnóstico de traumatismo craneoencefálico grave.

«Son pacientes con lesiones muy graves que pueden llegar a ser mortales o precisar de una neurocirugía urgente o de otros procedimientos invasivos», enumera el doctor Llompart lamentando que la actual normativa aplicable a estos en apariencia inocentes medios de transporte no contemple la obligatoriedad del uso del casco sino que tan solo aconseje llevarlo.

Y esta omisión es reprobable cuando se conoce que más del 90% de los accidentados no llevaban casco. Otros datos del informe realizado que busca remediar la escasa información existente aún sobre este nuevo medio de transporte es que, aún antes que los traumatismos craneales, las lesiones en las extremidades son habituales en uno de cada dos accidentados.

El 4% de los 498 accidentes con estos vehículos registrados en estos dos últimos dos años precisaron de ingreso en la UCI por la gravedad de las lesiones, lo que implica que unos trece conductores de estos vehículos acabaron en la unidad de críticos.

Caídas y colisiones

La causa más frecuente de los accidentes son las caídas, circunstancia que se dio en el 65% de los percances, seguida de los atropellos en los que ve involucrado otro vehículo a motor que se da en el 18% de los siniestros. En estos últimos casos las lesiones suelen ser de mayor gravedad por los impactos de alta energía por la velocidad de circulación.

Los puntos donde se produjeron más accidentes con estos vehículos fueron en Palma, donde son más frecuentes en la zona centro, «alrededor de las Avingudes y plaza de España», apunta Alvárez, en Alcúdia y Ibiza.

Compartir el artículo

stats