Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José María Álvarez | Director médico del servicio de emergencias del 061

«Tres afectados que atendimos por caídas en la calle tenían más de setenta años»

José María Álvarez. SERVEI DE SALUT

«Es preocupante desde el punto de vista de la asistencia sanitaria en emergencias y, además, la estimación es que la siniestralidad va a aumentar. ¡Cada vez se venden más!», comienza José María Álvarez, director asistencial del 061, sustentando su apreciación con cifras: Si en 2019 se registraron 58 accidentes con estos vehículos que requirieron su intervención, un año después fueron 258, casi se habían quintuplicado.

Y la dinámica de los siniestros también ha variado. Así, en este 2021 se han dado más accidentes en los que había peatones implicados aunque Álvarez matiza que «ninguno de ellos padeció secuelas graves. Muchos de ellos requirieron de ingreso hospitalario aunque por lesiones menores».

El director médico del 061 destaca la peligrosidad que entraña circular en un patinete recordando que sobre él «no tienes mecanismos de protección, ni activos, ni pasivos».

A partir de las diez de la noche

También alude a las franjas horarias en los que son más frecuentes y advierte que comienzan a partir de las cinco de la tarde pero que la mayoría de sus actuaciones se efectúan entre las diez de la noche y primeras horas de la madrugada. «Puede que la menor visibilidad tenga mucho que ver. O el hecho de que los peatones circulen estando menos atentos a esas horas», apunta dos posibles causas.

Preguntado por los motivos de que Alcúdia sea uno de los puntos de esta comunidad autónoma donde se producen más accidentes con estos vehículos, el director médico admite que «no hemos identificado el motivo, no tenemos ningún patrón».

Y aunque reitera que la edad media de los ingresados en la UCI por accidentes de este tipo es de 38 años, revela para concluir un hecho cuando menos curioso: Que tres de los accidentados que atendieron en la calle por caídas con consecuencias eran ya mayores, septuagenarios.

«Sí, creo recordar que uno tenía 75 y otro 74. Y los tres eran los conductores del vehículo», concluye revelando que en muchas de sus intervenciones en estos siniestros desconocen por completo si antes de los mismos el vehículo transportaba también a algún acompañante, algo prohibido en un vehículo de uso exclusivamente unipersonal.

Compartir el artículo

stats