Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juan Antonio Llompart | Adjunto de la UCI de Son Espases

«En el 50% de los siniestros había un consumo previo de un tóxico»

Juan Antonio Llompart. HUSE

«Hasta agosto de 2020 no empezamos a ingresar a accidentados en patinete en la UCI. Hasta ese momento había sido una cosa anecdótica. Previamente solo habíamos tenido un ingreso por esta causa en el año 2019», comienza el intensivista Juan Antonio Llompart, adjunto de la UCI de Son Espases especializado en Trauma y Neurocríticos.

Este especialista, autor, junto a José María Álvarez, del informe que busca suministrar más información sobre la peligrosidad y riesgos que entrañan el uso de estos vehículos eléctricos, revela asimismo que el 50% de los accidentados había consumido con anterioridad algún tóxico, fundamentalmente alcohol, añade.

«Son pacientes con lesiones muy graves aunque perfectamente prevenibles», subraya el doctor Llompart reclamando a las autoridades competentes una «normativa más agresiva y clara» que, entre otras cosas, establezca la obligación de llevar casco y vigile que no se conduce bajo los efectos del alcohol con controles policiales que lo eviten.

Este intensivista revela que desde que la UCI fue un espacio asistencial en el que empezaron a ingresar también los accidentados en patinetes, a mediados del año 2020, ya han pasado por la unidad de críticos del hospital de referencia un total de trece personas por esta causa.

«Y cinco de estos trece ingresos precisaron de intervenciones urgentes de neurocirugía», añade subrayando una vez más que no se trata de accidentes menores e instando a las autoridades a atajar ya un problema incipiente que no duda que se incrementará de la mano de una mayor venta y circulación de unos vehículos cada vez más baratos y al alcance de más usuarios.

Unos patinetes que, concluye el especialista, «se pueden trucar como se hacía en nuestra juventud con las motos» para que corran más y consiguiendo que los efectos de un posible choque o caída sean aún más devastadores.

Compartir el artículo

stats