Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los promotores avisan de que la nueva ley de vivienda va a atascar la inversión en Baleares

Los agentes de la propiedad urgen a hacer un registro de grandes tenedores y definir vivienda vacía

Una promoción nueva de viviendas en Nou Llevant, en Palma. | MARGALIDA SALAS

El sector de la vivienda ve muchos claroscuros en la nueva norma estatal más allá de la problemática del acceso a la vivienda que enfrenta el archipiélago. Además de apuntar al fracaso que ha supuesto limitar el precio de los alquileres en Berlín y Barcelona, entre otras geografías europeas, vaticinan que se va a retraer la inversión en nuevos inmuebles y quedarán muchos suelos sin urbanizar con una ley que acabará en el Tribunal Constitucional.

La futura ley estatal promueve que los promotores tendrán que reservar obligatoriamente un 30% para vivienda protegida. «En Balears será muy problemático porque el suelo es escaso y caro. No soporta hacer VPO porque pierdes dinero a chorros», dice Luis Martín, presidente de la Asociación Empresarial de Promotores Inmobiliarios de Balears. La obligatoriedad de construir pisos protegidos llevará a repercutir los costes en la vivienda libre de manera que «de golpe» los precios crecerán entre un 10-15%.

Luis Martín, de Proinba. | GUILLEM BOSCH

Luis Martín, de Proinba. | GUILLEM BOSCH

Esa herramienta sí la ve Martín viable en la península porque «Madrid o Barcelona tienen suelo mucho más barato» mientras en el archipiélago vale «el doble» y es escaso. Así las cosas, considera que quedarán «muchos suelos sin desarrollar» y la inversión se retraerá. Limitar el precio del alquiler cree que será un fracaso y en su lugar se debe volver a que desgrave en la declaración de la renta.

También Hans Lenz, presidente de la Asociación Balear Inmobiliaria Nacional e Internacional (Abini), cuestiona la inclusión de VPO. Como se ha visto en Barcelona, ha llevado a que se paren las promociones, «ya no se construye». La ley estatal la considera «una intervención en toda regla», con dos derechos constitucionales —a una vivienda digna y a la propiedad privada— que chocan. Afea que la Administración durante décadas no haya generado viviendas accesibles y ahora pretende hacerlo «de golpe y porrazo». «Habrá una espantada de la inversión» por la incertidumbre y ocurrirá como en Berlín cuando la norma vaya al Constitucional.

Natalia Bueno, de API Balears. |

Es necesario que se realice un registro público de grandes tenedores, como «una herramienta básica», dice Natalia Bueno, presidenta del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Balears, para evitar que haya inquilinos que no saben quiénes son los propietarios de sus viviendas. También se ha de definir qué es vivienda vacía.

Si bien no ha de haber barrios guetos, Bueno avisa que quien paga por una vivienda de lujo se lo va «a pensar» si ha de tener de vecinos a familias vulnerables. Destaca que en Barcelona el 40% del parque de alquiler ha pasado a venta. Las reducciones en IRPF para los propietarios que rebajen precios debe ir acompañada de una reforma de la ley fiscal, advierte.

Compartir el artículo

stats