La portavoz de educación del PP balear, Marga Durán, expresó ayer la voluntad del partido de «negociar y consensuar, por responsabilidad, la futura ley balear de educación» con el Govern, a la que el grupo parlamentario ha presentado 171 enmiendas «centradas en la calidad educativa».

«Como principal partido de la oposición y única alternativa de Govern, el PP tiene una responsabilidad y, sin renunciar a nuestros principios y valores, vamos a hacer un esfuerzo para que la ley balear de Educación sea una ley que garantice la máxima calidad de la enseñanza y que sea una ley de todos y para todos, en la que se sientan cómodas todas las familias», dice Durán.

El PP ha planteado 171 enmiendas sobre las que quiere negociar para incorporar a la ley «cuestiones fundamentales» para la formación, como la calidad educativa, la cultura del esfuerzo, la libertad de los padres a elegir el modelo educativo de sus hijos, la educación especial y el equilibrio de las lenguas cooficiales.

Aunque el proyecto de ley en tramitación «no es hoy la ley que querría el Partido Popular», como muestra de la voluntad de negociar y consensuar «un tema clave para las próximas generaciones», el grupo parlamentario ha decidido no presentar enmienda a la totalidad al texto del Govern. Durán señala que es necesaria una ley que «dé estabilidad al sistema educativo» porque «las familias y los colegios están cansados de los bandazos en materia educativa». «Es hora de que haya una ley de consenso y duradera en el tiempo, y así nos lo piden», añade.

Mientras, Ciudadanos presentará 121 enmiendas a la ley porque los naranjas quieren una norma en la que «quepamos todos», advierte la portavoz del grupo parlamentario, Patricia Guasp.

Més por Menorca presentará 88 enmiendas, partido que persigue mejorar la financiación de la educación de cero a tres años y desmasificar las aulas, entre otras reivindicaciones.

El Pi-Proposta per les Illes ha presentado 62 enmiendas, entre las que destacan las relativas a la primera etapa educativa de infantil, de cero a tres años, al transporte escolar y al modelo lingüístico.