Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Palma, Llucmajor, Calvià, Manacor y Marratxí pierden el 50% del agua que se malgasta en Mallorca

La capital no llegar al 22% de fugas, pero ello representa 8,1 millones de toneladas anuales

Cinco municipios, los más poblados, pierden casi el 50% del agua que se malgasta en Mallorca por las fugas de las cañerías. Es el caso de Palma, Llucmajor, Manacor y Marratxí, que tienen unas pérdidas de 14,2 millones de toneladas anuales entre las cinco localidades. Hay que recordar que, según la conselleria de Medio Ambiente, el conjunto de la isla desperdicia cada año 27,7 millones de toneladas de agua.

Palma pierde solo un 22,5% de su consumo, con lo que no incumpliría el Plan Hidrológico que marca unas pérdidas máximas del 25% de su caudal en 2021. Sin embargo, este 22,5% supone 8,1 millones de toneladas anuales, una cantidad descomunal de agua que se desperdicia por los agujeros de las canalizaciones palmesanas.

Lo mismo ocurre con Calvià, donde su porcentaje de pérdida es del 14% pero el volumen de agua que pierde por sus redes de abastecimiento suponen 1,7 millones de toneladas de agua cada año. Las localidades importantes de Mallorca que mayor volumen de agua desperdician, además de Palma y Calvià, son Marratxí, Manacor y Llucmajor. El primero pierde el 40% de su consumo anual, lo que significa que se van por las cañerías 1,6 millones de toneladas de agua anuales. Por su parte, Manacor, según datos de Medio Ambiente, también está en torno a unas pérdidas de 1,6 millones de toneladas al año, lo que supone que desperdicia el 30,2% de su caudal. Les sigue Llucmajor, con 1,2 millones de toneladas que se vierten por las canalizaciones municipales, lo que se traduce en el 29,1% del volumen de agua que distribuyen. Ni Marratxí, ni Manacor, ni Llucmajor cumplen el Plan Hidrológico al superar el 25% de pérdidas y deberán hacer frente al elevado volumen de fugas. Manacor es el único de ellos que cuenta con un Plan de Gestión Sostenible del Agua para hacer frente a las fugas.

Por otra parte, nos encontramos con localidades como Campanet, que alcanza unas pérdidas de caudal del 60%, Artà que llega al 58% y Campos, el 56%. El resto están entre el 30% y el 45% de pérdidas de caudal a raíz de las fugas que registran sus cañerías. Todos estos municipios, pese a que su caudal de pérdida es muy inferior al de las localidades grandes, el porcentaje de desperdicio de agua de sus redes de abastecimiento municipales es muy elevado. Medio Ambiente pretende que en los próximos años se realice una inversión importante para acabar con las fugas.

Compartir el artículo

stats