Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En contra

En contra | Elena Muñoz Seco: «No se necesita ser monolingüe para ser un buen cirujano»

Elena Muñoz Seco (Puertollano, 1966) es una doctora menorquina que ejerce en el centro de salud de Es Castell y preside la Sociedad Balear de Medicina Familiar y Comunitaria, con unos 450 asociados, además de dar clases de su asignatura en la UIB y de su labor divulgadora en IB3

Elena Muñoz Seco, presidenta de la Sociedad de Medicina Familiar y Comunitaria, ejerce en es Castell.

Elena Muñoz Seco, presidenta de la Sociedad de Medicina Familiar y Comunitaria, ejerce en es Castell.

Para que se haga cargo del tipo de entrevista: «¿Se puede curar por teléfono?»

Uy. Sí, teniendo en cuenta que los médicos curamos poco porque muchas cosas se solucionan solas, y que cada patología tiene sus límites. Nosotros paliamos y acompañamos.

¿A los médicos de familia les cae todo encima?

Estamos metidos en todas las salsas, sin medios ni dotaciones proporcionados a esa universalidad. Los fondos europeos se irán ahora a la tecnología médica, con cero millones para la asistencia primaria.

¿Esto se traducirá en más protestas de los usuarios?

A veces se da a los pacientes un servicio de mala calidad, pero la gran mayoría no se quejan porque son muy buenas personas, los pobres. La relación con el médico es excelente.

En breve se darán citas con el especialista para 2023.

Es una ensalada con muchos ingredientes, que podría solucionarse empoderando por ejemplo a los médicos de familia. Yo no puedo pedir una resonancia, aunque esa rodilla la necesite.

¿Y el tiempo de consulta?

Es otro factor. No todo debería llegar al especialista, no todo dolor de cabeza requiere un neurólogo y, si tengo tiempo con una asistencia primaria más fuerte, no derivaré. También interviene la falsa expectativa del derecho a todo. Cuanto más vaya una persona al hospital, peor salud tendrá.

Desaconseja la medicación para el lumbago.

Sí, sí, en ese dolor de espalda que es una lumbalgia inespecífica, de origen mecánico. Ningún estudio demuestra que aquí funcionen los medicamentos fuertes.

¿Hasta dónde hay que llevar esta desmedicalización?

De momento, todo lo que sea posible. Ojalá llegue el día en que digamos «¿no nos estaremos pasando?». Y también es importante desbanalizar el sistema sanitario público.

¿Un médico mallorquín podría atender a todos su pacientes en catalán?

Según la ley podría hacerlo, estaría protegido, pero sinceramente dudo de que haya alguien así. El veinte por ciento de mis pacientes son británicos y podría atenderles en castellano en lugar del inglés, pero jugaría en mi contra.

¿La esfera médica concentra los conflictos lingüísticos?

En mi percepción no hay conflicto, porque el 99,99 por ciento de profesionales se adaptan encantados a la lengua del paciente. Puede haber alguna excepción.

¿El idioma en que hable el cirujano no importa?

Tengo que escoger entre conocer el catalán y ser un buen médico, ¿qué tontería es esta? Un profesional digno es amable, entiende y atiende a su paciente. No se necesita ser monolingüe para ser un buen cirujano, no son excluyentes.

Usted comunica, ¿a los médicos les cuesta expresarse?

Adaptar tu lenguaje al interlocutor es un arte insuficientemente valorado, cuando tienes pacientes tan variados. En atención primaria, la palabra es nuestra gran herramienta, equivale al bisturí para un cirujano.

¿El médico de familia sabe todo de nada y nada de todo?

Al revés, tenemos que saber de bastantes asuntos, para diferenciar lo normal de lo patológico. Nuestro trabajo es decirle a una persona que eso que te pasa entra en la normalidad, o no.

¿Será difícil pagar las facturas mentales del confinamiento?

Será imposible. Ni todos los psiquiatras y psicólogos juntos podrán arreglar la pérdida de la seguridad socioeconómica, la sensación de haber sido traicionados y la desesperanza que se observan.

¿A cuántos ha convencido de vacunarse?

Mira, a uno hoy mismo. Le he preguntado si conocía a alguien con la enfermedad, me ha contado un caso próximo que perdió el olfato hace tres meses y todavía no lo ha recuperado. Le he dicho que «tú escoges».

¿Cómo se debe abordar al reticente?

Sin culpabilizarle por sus dudas, o no te las explicará. Se tiene que hablar, su indecisión no le convierte en un antisistema ni un antivacunas. Cada caso es diferente, una persona no quería vacunarse por miedo a las agujas. Hay que orientarlos al profesional y alejarlos de los foros de internet.

¿Espera otra ola?

Por Navidad tendremos una olita, sin un exceso de ingresos ni de mortalidad, algo como la gripe de cada año, en la que también hay algunos muertos. Eso espero, y que dejemos de contar los casos de covid.

Compartir el artículo

stats