Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesús Duque Macías Geólogo

«Una erupción volcánica no es un desastre, es una necesidad de la tierra»

El geólogo sostiene que lo que ha ocurrido en La Palma «tenía que pasar» y avisa de que en Mallorca hay fallas geológicas activas

Jesús Duque Macías geólogo. Manu Mielniezuk

La erupción volcánica de La Palma ha puesto el foco de interés en la geología. Jesús Duque Macías, afincado en Mallorca desde 1981, es experto en esta materia —y en muchas otras—, además de profesor emérito de la UIB y ex presidente de la Asociación de Geólogos de Balears.

¿Hay peligro de que ocurra en Balears una catástrofe similar a la de La Palma?

No. Las Illes Balears son de corteza continental, y las de Canarias son corteza oceánica, donde se dan las mayores elevaciones de tierra. Eso sí, en Mallorca tenemos fallas activas, y algunas incluso han producido terremotos años atrás. Pero, en general, Balears es una zona que genera seísmos de baja intensidad, con una recurrencia de cinco o seis cada 500 años.

¿Dónde están las fallas geológicas de Mallorca?

En la comarca del Pla. En esta zona de Mallorca hay fallas que todavía acumulan energía. Por ejemplo, en Sencelles.

¿Son peligrosas?

No, el riesgo sísmico es bajo. También en Balears, entre Mallorca y Eivissa, hay procesos volcánicos secundarios, como salidas de gases, fumarolas o cierto termalismo. Pero es una actividad colateral que en principio no conlleva ningún riesgo. En Mallorca se podrían dar sismos tectónicos, pero no es el caso de La Palma. Allí se han dado sismos de movimiento de la fase fluida del magma, es decir, la lava. Eso no podría pasar aquí.

¿Lo que ha pasado en La Palma se veía venir?

Sí, ha sido un caso de erupción de manual. A veces la naturaleza da sorpresas, pero en este caso no. Ha pasado todo lo previsto. De todas formas, una erupción volcánica no es un desastre, es una necesidad de la tierra.

¿La erupción de un volcán no es una catástrofe natural?

Lo que ha pasado tenía que pasar, y es necesario para la tierra. Yo, de hecho, me preocuparía si los 200 volcanes activos que hay en el mundo se apagaran. Las erupciones son necesarias, y sabemos por dónde va a ir la lava.

¿Entonces lo mejor es intervenir para desviarla?

Lo único que deberíamos hacer es observar la naturaleza y respetarla. Cuando la lava llega, arrasa con todo lo que encuentra. Lo que pasa es que allí está instalada toda la población. Pero se han puesto en su camino sabiendo que en esa zona podía haber una erupción.

¿Y qué hay de nuestro camino?

Yo ahora mismo te hablo desde la calle Monsenyor Palmer, en Palma, y soy consciente de que estoy en el cauce de un torrente. Yo sé que eso me podría acabar afectando. El problema es que el tiempo en geología es un concepto relativo. Cuando un geólogo habla de un evento inminente, puede estar hablando de horas, días o meses. Es imposible saberlo a ciencia cierta, los procesos de la tierra son muy complejos. Sabemos que pasará, pero no sabemos exactamente cuándo.

Compartir el artículo

stats