Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cartel de «se vende» cuelga en cerca de cincuenta hoteles de Mallorca

En la zona de Platja de Palma hay hasta trece activos que están en el mercado

Una turista descansa en la terraza de su habitación en un hotel en Plaja de Palma. | MANU MIELNIEZUK

Una turista descansa en la terraza de su habitación en un hotel en Plaja de Palma. | MANU MIELNIEZUK

El cartel de «se vende» cuelga abiertamente al menos en una cincuentena de hoteles de Mallorca repartidos por toda la isla y gran parte de ellos en zonas costeras. Solo los que ofertan en el portal inmobiliario Idealista suman entre todos 216 millones de euros. Aunque la mayoría son pequeños establecimientos, entre la oferta destacan dos grandes hoteles con más de 300 habitaciones en Santa Ponça y Muro.

La propiedad en venta en Santa Ponça se trata de un apartahotel de cuatro estrellas, por el que se piden 45 millones de euros. El otro gran activo en el mercado es un hotel de Muro con 305 habitaciones y también de cuatro estrellas, se vende por 20 millones.

Estos dos establecimientos vacacionales son la excepción entre la variada oferta que ofrece el portal inmobiliario, pues este tipo de propiedades atractivas es más usual que se muevan en manos de la intermediación en la compraventa.

La zona de la isla con más hoteles en venta es la de Platja de Palma. Se ofrecen trece establecimientos, por un total que roza los 42 millones de euros. En el destino turístico más popular de la isla gran parte de los activos que se pueden adquirir son de pequeñas dimensiones, entre 30, 40 o 50 habitaciones, cuyas características recuerdan a esos hoteles que empresarios del área relacionan con la oferta aún pendiente de su transformación y que atraen al turismo de excesos que anhelan erradicar.

Por otro lado, en Platja de Palma las ofertas más caras son dos hoteles, uno por 6,5 millones y otro tres estrellas por 6,2 millones, más otro ubicado en el Arenal con 105 habitaciones, a la venta por 4,5 millones.

Casa del siglo XI

En el área de Calvià, en Santa Ponça, se concentran otras cinco establecimientos en venta. Además del gran hotel en el mercado por 45 millones, hay otro cuatro estrellas que se puede adquirir por 12 millones.

Otros activos que destacan son un tres estrellas de 58 habitaciones que se vende por 7,1 millones en Porto Cristo y otro hotel de cuatro estrellas en Algaida, por 5,95 millones.

En Fornalutx y Alaró hay tres ofertas en cada municipio. En el primero una casa del siglo XI por 3,4 millones y otros dos inmuebles más por 2,2 millones y 3,4 millones. En Alaró los precios rondan entre 2 y 3,75 millones. Y también en Sóller se vende un hotel rural del siglo XVIII. Todos ellos son ofertas de alojamiento de pequeñas dimensiones, de las que en general pueblan en el abanico de ofertas en Mallorca de Idealista, con variedad de agroturismos.

El resto de las propiedades con uso hotelero se reparten entre Alcúdia, Banyalbufar, Bunyola, Cala d’Or, Cala Millor, Capdepera, Costix, Peguera, Santa Eugènia, Santa Maria del Camí, sa Ràpita, Santanyí y Sineu.

De Palma destacan un hostel ubicado en Santa Catalina, con 30 habitaciones y en venta por 2,2 millones y un hostal de 11 habitaciones en El Terreno.

Muchos de los anuncios al menos llevan nueve meses en el portal inmobiliario, otros apenas tres, y entre ellos hay vendedores que advierten directamente que se abstengan los «curiosos» de contactarles.

Queda por ver si con el progresivo cierre de la planta hotelera, entre finales de septiembre y octubre, y tras ya dos temporadas toreando la crisis habrá más empresarios que opten por deshacerse de sus activos. De momento esta semana trascendió la venta, del Blau Portopetro, que no el precio de la operación, a la cadena griega Ikos Resort.

En busca de «chollos» que no hay

Más allá de las llamativas ofertas que pueden aparecer en portales inmobiliarios, la realidad es que en Mallorca «no hay movimiento» en la venta de activos hoteleros. Fuentes de la intermediación en la compraventa de estas propiedades señalan a los fondos de inversión como generadores de «ruido» que lo que buscan son «chollos» que no van a encontrar en el archipiélago. Los hoteleros todavía «están aguantando» el chaparrón de la debacle por la pandemia porque venían de años de gran bonanza en el sector. Sin embargo, en el mercado de la península sí hay más dinamismo.

Sobre los hoteles de Balears en proceso de venta se sigue apuntando a que los precios que se piden están «fuera de lugar» y por ello no están cristalizando operaciones de las que se «habla mucho», aunque luego «no se hace nada».

De que la adquisición de activos en las islas es atractiva no hay duda, se pone de ejemplo el reciente interés de una gestora hotelera americana, que opera a través de fondos, de invertir cien millones en las islas sin que haya encontrado dónde colocarlos.

Compartir el artículo

stats