Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El 40% de los mallorquines cree que los turistas solo vienen a emborracharse

La desestacionalización se sigue considerando una asignatura pendiente

Turistas siguiendo un partido de la Eurocopa durante sus vacaciones en la isla. | GUILLEM BOSCH

Turistas siguiendo un partido de la Eurocopa durante sus vacaciones en la isla. | GUILLEM BOSCH

Cuatro de cada diez mallorquines consideran que los turistas nada más vienen a emborracharse a la isla. Son los ciudadanos del archipiélago con peor imagen del turismo, según una encuesta de la Fundació Gadeso.

A pesar de que el 81% de los baleares está de acuerdo en que la actividad turística es la base del mercado laboral, se relaciona con empleos temporales y en muchos casos precarios, con sueldos bajos y jornadas laborales sobredimensionadas, según el análisis realizado a partir de una muestra de 600 entrevistas. El 73% de los interrogados manifiesta su clara percepción de la dependencia de la economía balear del turismo, con los riesgos que conlleva como se ha constatado con la pandemia de la covid, que supuso una caída del PIB de en torno el 20%.

Masificación

Otro aspecto relevante que se destaca es la masificación, más de la mitad de los encuestados señalan este problema, sobre todo en Mallorca, donde el 57% apuntan a esas imágenes del centro de Palma, es Caló d’es Moro o el faro de Formentor con multitudes, y en el caso de Menorca con invasión de mallorquines o peninsulares. Incluso un 14% de ciudadanos baleares (17% de mallorquines) opinan que el modelo turístico imperante está contribuyendo a generar una cierta animadversión hacia los turistas. La turismofobia es un debate que se está intensificando y conviene seguir con atención para evitar «males mayores», advierte la encuesta de la Fundació Gadeso.

La percepción general que predomina entre la población sobre la situación actual de la base de la economía balear es de preocupación, señalándose que la recuperación a niveles prepandemia tardará en llegar y será difícil. Los más pesimistas, con diferencia, son los ibicencos, lo que se relaciona con que uno de sus principales activos turísticos como son el ocio nocturno y las discotecas se han mantenido cerrados durante este verano.

Esfuerzos por diversificar

La pandemia también ha contribuido a reforzar que el turismo ha sido la base del bienestar en el archipiélago y un 52% destaca que esta actividad crea puestos de trabajo. En lado contrario solo el 25 % cree que la llegada de turistas comporta interacción cultural y una visión más abierta a otras maneras de pensar.

Una de las debilidades sobre el turismo que ponen de manifiesto un 74 % de los baleares es la estacionalidad de la actividad, lo que se relaciona con una ocupación excesivamente temporal y precaria.

Los ciudadanos no ven con entusiasmo la posibilidad de que se desestacionalice el turismo, sigue siendo una asignatura pendiente, más aún tras la crisis de la covid, a pesar de que se reconoce que se han hechos esfuerzos para innovar y diversificar la oferta.

Compartir el artículo

stats