El año pasado, más de 300 personas perdieron la vida debido a distracciones al volante. Esta es la principal causa de muerte por siniestros viales, por lo que la Dirección General de Tráfico (DGT) se ha puesto manos a la obra con una Campaña de Control de Distracciones que se llevará a cabo entre el 16 y el 22 de septiembre.

La conducción desatenta o distraída estuvo presente en el 31% de los accidentes mortales de 2020, cifra que se ha visto incrementada en 3 puntos con respecto a datos de 2019, lo que supone 319 accidentes mortales debido a distracciones. En esta campaña participarán los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil que vigilarán las vías interurbanas aunque, también están invitadas a sumarse, los policías municipales que pueden llevarla a cabo en el ámbito urbano. A esta vigilancia se añaden las 216 cámaras instaladas en las carreteras, a través de las cuales se podrá constatar si el conductor hace uso del móvil mientras conduce.

Las posibles multas

  • La ley actual tipifica el uso del móvil como infracción grave penada con una multa de 200 euros y que supone la retirada de 3 puntos del carnet de conducir.
  • Sin embargo, el proyecto de ley que reforma el Texto Refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, que se encuentra en tramitación parlamentaria, prevé incrementar de 3 a 6 los puntos a detraer por conducir sujetando el móvil.
  • Por otro lado, multará también con 200 euros y 3 puntos del carnet a los conductores que usen el móvil mientras conducen aunque no lo tengan en las manos.

La DGT alerta de que las distracciones son evitables y que apartar los ojos de la carretera supone un riesgo. La utilización del móvil es uno de los principales motivos que genera distracciones. Su uso multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente y es equiparable a la conducción con exceso de alcohol. Además, cuanta más velocidad, mayor es el riesgo de que una distracción provoque un accidente.

La DGT hace un llamamiento a la responsabilidad de los ciudadanos que deberían:

  • Desconectar el móvil sin manos libres mientras se conduce.
  • Los "manos libres" son los únicos permitidos aunque tampoco están exentos de riesgos.
  • No llamar o coger el móvil mientras se conduce.
  • Los peatones tampoco deberían distraerse con los dispositivos móviles, ya que hace caminar ajenos a riesgos viales cuando vamos abstraídos en él.