Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteles resisten con repunte de reservas e incertidumbre para octubre

La estabilidad de los mercados europeos y la mejoría de la situación sanitaria traen calma y alejan el cierre de la planta en la isla, celebra la patronal

Turistas paseando por el centro de Palma apurando el verano.

Turistas paseando por el centro de Palma apurando el verano. B. Ramon

La patronal hotelera mallorquina dibuja con claridad el escenario que atraviesa la actividad turística en la isla. «Partimos de una caída que ha sido estrepitosa —recalca María Frontera— y estamos iniciando la senda de la recuperación a un ritmo muy progresivo».

Después de un verano irregular, sometido a los vaivenes de una situación sanitaria desbocada y las restricciones de los países emisores, en septiembre los hoteles resisten con cierto repunte en las reservas por la estabilidad de la pandemia en Balears y de las políticas de los Gobiernos europeos. Incluso hay empresarios que por fin expresan cierto optimismo, si bien mirando octubre otra vez se asoman al precipicio: resulta muy difícil plantearse hasta cuándo mantener la planta abierta en una coyuntura dominada por el corto plazo de las reservas.

La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM) repasa las cifras que deja la temporada. Hasta julio, Mallorca ha recibido 2,4 millones de turistas, que representa el 20% de los viajeros recibidos durante todo 2019, cuando la isla superó 11,8 millones. Ahora bien, en el año pasado completo la isla justo superó los 2 millones de visitantes.

Un 12% de los hoteles no llegaron a abrir y las ocupaciones han sido irregulares, observa la presidenta de la FEHM. Según el último dato del INE, correspondiente a julio, la ocupación en Baleares llegó al 62%. «Si algo nos ha enseñado la crisis es a no hacer previsiones», observa Frontera, y «aprovechar cualquier oportunidad y eso es lo que estamos haciendo en septiembre».

«Después de casi dos años hay un cierto optimismo», dice Jaume Horrach. El mes se encara «con más calma y tranquilidad y una cierta mejoría de reservas», dice el presidente de la Asociación Hotelera de Alcúdia y Can Picafort. Lograr alargar la temporada no lo ve «fácil, si no lo es en un año normal...». Con llegar hasta octubre «ya nos damos por satisfechos».

Desde Platja de Palma, Isabel Vidal señala que el levantamiento de las restricciones de Alemania hacia Baleares «no ha tenido tanto efecto como se esperaba», aunque han caído las cancelaciones. La líder hotelera del destino prevé un 50% de ocupación, nada que ver con el 85% del septiembre de 2019. Esta temporada «corta» lograron abrir el 91% de los hoteles de Platja de Palma.

Inés Batle, presidenta de la Asociación Hotelera de sa Coma-Cala Millor, ve «inviable» alargar la temporada hasta el 15 de noviembre. Septiembre, que era el mejor mes en la zona, está siendo irregular, además de que «es difícil competir con Platja de Palma bajando precios», en un año en el que «todos hemos hecho ofertas».

La tónica de la temporada la resume Antonia Plomer, consejera delegada de Zafiro Hotels. «Todo el año hemos funcionado día a día» y con unas ocupaciones que han sido «bajitas, nos hemos ido defendiendo». La cadena decidió dejar cinco de sus doce establecimientos cerrados y la realidad es que «hace apenas un par de días pensábamos en cerrar hoteles», aunque «ahora parece que vamos a aguantar un poco más» en un verano en el que las tarifas no han sido las mismas. Qué pasará en octubre «no lo sabemos por las reservas», que siguen entrando a muy pocos días vista. Por mercados, Plomer apunta a que el alemán ahora está subiendo después de un agosto «muy duro», mientras del escandinavo «solo han viajado los daneses».

En el caso de BQ Hoteles, «el esfuerzo ha sido importante». De doce hoteles abrieron 10, explica Rafael Berga, su director comercial, quien certifica que se ha producido un repunte de reservas para septiembre, avalado por la mejora de la situación epidemiológica. Como destaca Frontera, el descenso de la incidencia ha sido notable en la isla, al pasar de 1.000 casos por cada 100.000 habitantes a finales de julio a 185 en la actualidad. Por otro lado, Berga considera que «prolongar la temporada es una asignatura pendiente desde hace muchos años y no creo que sea el mejor año para conseguirlo».

También desde Palmanova-Magaluf octubre se mira con incertidumbre. «No sabemos cómo va a evolucionar», dice Belén Sanmartín, tesorera de la asociación de la zona, «la visión es a diez días vista». La también directora de los hoteles de Meliá en Calvià explica que sus ocupaciones son «medias con precios de 2019» y siguen con los establecimientos abiertos, con el turismo germano repuntando

Fuentes de la turoperación declaran que el mercado alemán «sigue fuerte» y se prevé llegar al 60% del volumen de negocio de 2019.

Soplo de aire

Como destino estacional que es la isla, subraya Frontera, las próximas semanas empezarán a planificarse los cierres, pendientes también de la conectividad. El pasado invierno solo un 6% (50 hoteles) de la planta permaneció abierta, agrega.

En medio de la incertidumbre, hay un soplo de aire fresco con el impulso del turismo de residentes por parte del Consell. Al programa de Gaudeix l’illa se suma el Gaudeix l’illa Sènior para incentivar la demanda hasta el 15 de noviembre.

Prórroga ERTE «Juega en contra» desconocer sus condiciones

Este final de septiembre coincide con el fin de la prórroga de los ERTE y «desconocemos las condiciones que se van a poner encima de la mesa», se lamenta María Frontera. La presidenta de la FEHM recuerda que hasta esta semana no empieza la negociación a nivel nacional y «una vez más estar abocados al último minuto juega en contra» de los empresarios, advierte, en un momento en el que toca decidir sus próximos movimientos ante el fin de la temporada. Piden al Gobierno de Pedro Sánchez acuerdos con más margen para planificar «sin ir a trompicones» y contribuir a mantener el empleo.

Compartir el artículo

stats