Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agustina Vilaret Secretaria autonómica de Política Lingüística, Universidad e Investigación

«Me dolió que se rebajara el problema, no se haría con cuestiones de raza o sexo»

Los casos de discriminación lingüística forzaron la reunión de los partidos del Pacto del Govern el pasado lunes u «Fue un error de comunicación, ha servido para ponernos de acuerdo y luchar conjuntamente»

Agustina Vilaret: "Estamos satisfechos con el acuerdo al que hemos llegado con el IB-Salut" Manu Mielniezuk

Los casos de discriminación lingüística en los centros de salud de Campos y Son Pisà llevaron a una reunión entre los partidos del Pacto, que establecieron nuevos protocolos entre el Govern y el IB-Salut para tratar el problema. La secretaria autonómica de Política Lingüística, Agustina Vilaret, se muestra «satisfecha» con el resultado pero avisa: «La situación del catalán en Balears empeora».

Un decreto de 2018 obligaba a los trabajadores de la administración pública balear, donde se incluyen a los sanitarios, a entender el catalán, pero se han ido sucediendo distintos casos de discriminación lingüística. ¿Qué cree que está fallando?

Primero de todo, la normalización del catalán, la lengua propia y oficial de Balears, es un trabajo de todos. La lengua es un elemento de cohesión social y no debe ser conflictiva, y por eso trabajamos para poner los derechos lingüísticos en primera fila. La legislación está para cumplirla y debemos ser los garantes. Por tanto, la colaboración que hemos establecido de reuniones mensuales con un interlocutor para estos casos se podrá encaminar para que no haya tantos casos.

¿Está satisfecha con el acuerdo al que han llegado los partidos del Pacto ante los casos de discriminación lingüística en el ámbito sanitario?

Las aspiraciones son llegar a la normalidad de la lengua catalana, luchar por los derechos de los ciudadanos. Había un cierto problema y se han puesto las bases para solucionarlo, por esta parte estamos satisfechos, sin negar lo que pasa ni obviar que defenderemos siempre los derechos de los baleares. Ha habido colaboración, entendimiento y eso es positivo.

¿Cómo serán los protocolos con el IB-Salut?

Habrá una reunión mensual, y eso ayuda mucho. Se establecerá un interlocutor con el IB-Salut, con comunicaciones que ahora serán persona a persona, lo que facilitará un mejor funcionamiento, y además se celebrará una reunión cada mes a nivel de partidos por la lengua. Queremos remar todos hacia el mismo lugar.

¿Cuántas denuncias de discriminación lingüística hay registradas?

Hay 145 casos registrados desde hace nueve meses, cuando se creó la Oficina de Defensa de los Derechos Lingüísticos, de los que 96 se han producido dentro de la CAIB y 58 en el ámbito de Salud. Son significativos. Aun así, se debe tener en cuenta que la dirección general de Política Lingüística ya atendía este derecho del ciudadano antes de crearse la oficina. Había casos y por eso lo pusimos en marcha. Lo importante es que no haya ningún caso, y mi tuit sobre el IB-Salut fue por eso, no fue una llamada de atención. Ojalá no hiciera falta la oficina.

¿Pueden suponer un obstáculo para los dos departamentos los últimos eventos, incluyendo su tuit donde tildaba de «gravísima» la minimización de los conflictos lingüísticos en el sector sanitario?

En absoluto, siempre ofrecemos nuestra ayuda para intentar mejorar la situación, solo pensamos en positivo, no hay ningún reproche, estamos aquí para trabajar. A nivel personal me dolió que se minimizara, y eso no lo haríamos nunca por una discriminación por cuestión de raza, de sexo... Simplemente es tomar conciencia, fue un error de comunicación, lo sacamos adelante y ha servido para ponernos de acuerdo y luchar conjuntamente.

¿Cómo valora la posición del PSIB y Podemos, socios del Pacto, ante el uso del catalán?

No es solo una función de Política Lingüística, sino que es transversal, y deben hacer bandera todas las demás conselleries y el Govern en general. Es importante dar ejemplo, y es un trabajo de todos, deben estar implicados. Por ejemplo, valoramos muy positivamente que cargos como el conseller de Trabajo, Turismo y Modelo Económico, Iago Negueruela, que no tiene el catalán como lengua materna, se esfuerce enormemente en hablarlo.

Pero sí es cierto que desde Educación se rebajaban los requisitos del catalán para acceder al profesorado de la Escuela Superior de Arte Dramático de Balears (Esadib).

Lo estamos negociando y trabajando. Es mucho que se haya establecido la reunión mensual de partidos para hablar de temas de lengua, y demuestra el interés de Podemos y PSIB de mirar hacia delante.

¿Son equiparables los casos de discriminación lingüística en la sanidad pública balear con la negativa de la presidenta del Parlament catalán, Laura Borràs (JXCat), a contestar preguntas en castellano? ¿Se puede hablar aquí de agresión o violencia lingüística?

Creo que es importante ver la lengua como un elemento de cohesión social en todos los ámbitos, tenemos la función de normalizar la lengua catalana. Hablar en catalán es hoy una posición socialmente marcada, se te presupone una ideología y no debería ser así. Cuando la lengua es un conflicto, es negativo, debería ser normal expresarse en catalán.

Usted fue la primera diputada de ERC en el Parlament balear tras dos legislaturas. ¿En las islas hay una sensibilización similar a la de Catalunya con el independentismo?

En lo que creo firmemente es en los principios democráticos. Tengo muy claro que la democracia es el poder del pueblo, al que se ha de escuchar y servir. No cabe en mi cabeza que un político se crea por encima el pueblo, y si se hace un referéndum y sale que no, seré la primera que lo acataré, pero es muy grave no escuchar a un pueblo.

¿La idea de los ‘Països catalans’ es hoy una de las preocupaciones principales?

Se debe analizar qué significan las palabras. Para algunos significa una unidad política independiente bajo el dominio de Barcelona. Yo lo concibo fruto de una historia común, conquistados por el mismo rey, con una tradición y lengua común. La fórmula política que se deba implementar vuelvo a decir que es el pueblo quien lo dirá. Cierto es que hemos sido tratados de una manera injusta económicamente, debemos ser conscientes de que con los cambios demográficos tan importantes de Balears debería haber una visión mucho más amable.

La líder del PP balear, Marga Prohens, dijo el martes que Gabriel Rufián y Oriol Junqueras marcan la política lingüística del Govern.

Creo que ha querido despistar. No es cierto, tenemos plena autonomía en el Govern para ver las políticas lingüísticas más adecuadas fundamentadas en criterios científicos, en base a los estudios que vamos haciendo. Nos basamos en el territorio balear para evaluar cómo estamos.

¿Cómo describiría la situación del catalán ahora en Balears?

En los años 80 y 90 hubo un boom de normalización, pero ahora se ha detenido. Hay un gran factor condicionante: el gran flujo de inmigración. Viene mucha gente de fuera, y prácticamente solo el 40% de la gente ha nacido en las islas. Esto ya marca mucho, aunque pasa en otros territorios con dos lenguas, donde los inmigrantes prefieren la lengua dominante y la segunda queda atrás.

¿Cuáles son las zonas más afectadas en Mallorca?

La encuesta de usos del catalán es de 2014 y se hace cada diez años, así que toca dentro de tres años. Para no tener que esperar hasta 2024, se harán estudios para saber la situación real en base a criterios científicos. Más allá de posibles alarmas, realmente la situación empeora, sobre todo en Palma y Eivissa. La Part Forana se conserva mucho mejor que Palma, pero depende del flujo de migrantes que haya.

Parece difícil cambiar la tendencia, siendo una comunidad puramente turística.

Nuestra obligación es luchar por ello, pero se relaciona con la cuestión económica y social. Estamos luchando por una transformación del modelo económico, que con Investigación y Universidad es un pilar muy importante. Debemos luchar conjuntamente en este camino y plantear si necesitamos un techo poblacional, ya que hay problemas de vivienda, de residuos, de fuentes de energía ... y es necesario hacer una reflexión conjunta. Somos un ecosistema cerrado, y todo ello afecta a la población y, en consecuencia, a la lengua.

Desde el año pasado es presidenta de la Red Europea para la Diversidad Lingüística (NPLD), un organismo que quiere influir en las políticas lingüísticas de la Unión Europea (UE) con las lenguas regionales. ¿Se está haciendo más visible el catalán en Europa?

Es una red europea, y como presidenta tengo que defender todas las lenguas regionales. El catalán es fuerte dentro de esta red, también porque la Generalitat hace mucho trabajo. Aquí se ve que el problema de la inmigración con lenguas minoritarias se extiende a otros países, y demuestra que tenemos que trabajar en ello. Aun así, dentro de Europa el catalán está bien posicionado, ya que en España es lengua oficial.

Pero no es una lengua oficial en la UE.

En Europa hay prácticamente 80 lenguas minoritarias con diferentes hablantes y estatus. En general, el catalán lo habla mucha gente, en comparación a muchas otras lenguas, y ojalá en las instituciones europeas fuera lengua oficial.

¿En qué situación están los protocolos con el departamento de justicia para expresarse en catalán en un juicio?

Pronto se verán los frutos. Hay un Plan de Uso de la Lengua Catalana en la justicia y también hay predisposición de todos los sectores (jueces, colegio de abogados, TSJIB ...). Aun así, para expresarse en catalán en un juicio hay muchos factores en juego, como tener un vocabulario adecuado, ya que se suele explicar en castellano o tener profesores que cuenten con esta lengua.

Primero estaba en la conselleria de Educación y ahora en la de Universidad, Cultura y Fondos Europeos. ¿Cómo valora este cambio?

La conselleria actual de Fondos Europeos es una oportunidad. Parece diversa, pero estratégica. El hecho de juntar Universidad, Investigación o Cultura y potenciarlo con Fondos Europeos puede ser un impulso para llevar adelante la transformación social y económica, que es lo que deseamos.

¿Está bien posicionada la UIB dentro de España?

La UIB, por ser la única en Balears y ser relativamente pequeña, está bien posicionada y juega un papel importante. Hemos impulsado hacer un estudio para ver los grados y másteres convenientes para la universidad de cara al futuro, y nos dirá otras cosas como el fracaso y el abandono universitario. A partir de ahí veremos hacia dónde tenemos que crecer.

¿Se plantean incluir o eliminar carreras?

Debemos ser el máximo de objetivos en base a lo que digan los estudios. A raíz de la pandemia, está habiendo mucha demanda de Enfermería, pero tenemos los problemas de espacios. Por ello, ya se ha licitado un edificio nuevo para alojar en el campus Enfermería, Fisioterapia y Psicología, que es una demanda histórica. El otro problema es que falta personal acreditado para ejercer la docencia, ya que hay muchos enfermeros sin doctorado. Por esto, el otro día nos reunimos con el rector de la UIB, Jaume Carot, para ver la mejor manera de becar o fomentar la creación de los futuros docentes para realizar las clases.

Compartir el artículo

stats