Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vuelta al cole - El titular de educación analiza el regreso a las aulas en el tercer ‘curso covid’
Martí March Conseller de Educación y Formación Profesional

«Nuestra voluntad política es erradicar los barracones»

«Los directores reclaman hoy más personal igual que lo reclamaban el año pasado. Desde que gobernamos hay 2.000 profesores más»

El conseller de Educación y Formación Profesional, Martí March, durante la entrevista. Manu Mielniezuk

La covid ha marcado la planificación de este curso escolar. El conseller de Educación y Formación Profesional del Govern, Martí March, responde a las reclamaciones de la comunidad educativa y de los padres de alumnos.

El curso empieza con abundantes restricciones, mientras el Govern relaja las que afectan a los adultos, después de un verano pródigo en excesos de todo tipo. ¿Se hace pagar la quinta ola a los más pequeños?

La realidad es que vamos hacia un proceso de relajación de las restricciones gracias a la bajada de la incidencia y a la vacunación. Evidentemente, puede haber ciertas contradicciones entre las normas de dentro y las de fuera, pero piensa que la escuela es un espacio cerrado, normalmente con muchas aglomeraciones. Es más susceptible de aplicar restricciones.

En concreto, ¿es contradictorio que en la calle no sea obligatoria la mascarilla y en el patio de un colegio sí?

No. En el recreo hay muchos niños jugando y hablando sin distancia de seguridad. En ese entorno, la mascarilla es un elemento de protección entre tanta gente de distintos núcleos de convivencia.

El curso empieza con las críticas de muchos directores de centros que piden más personal.

Lo reclaman hoy igual que lo reclamaban el año pasado. Hay unos 11 niños por cada profesor. Desde que nosotros gobernamos, las cifras se han incrementado en más de 2.000 docentes en las escuelas públicas y concertadas. Y nuestro objetivo es seguir aumentando este número.

Respecto al inicio escalonado en tres y cinco días, ¿se ha tenido en cuenta los problemas de conciliación de las familias?

Nosotros, de hecho, lo vemos como un elemento de conciliación, para que los niños tengan un periodo de adaptación y no lloren o tengan problemas de añoranza. Es una medida pedagógica y sanitaria. Se hacía incluso antes de la covid.

Los alumnos que empiecen más tarde, ¿recuperarán las horas perdidas?

No, no se recuperarán. Esta forma de entrar a las escuelas se acordó con la conselleria de Salud, pero no es obligatoria. Es una elección de cada centro. Es más, lo hacemos para dar más facilidades a los colegios, para que no haya aglomeraciones.

Hay 99 barracones. ¿Hay previsión de erradicarlos en algún momento?

Desde 2015, nuestra previsión es quitarlos, aunque no ha salido como planificamos. Te puedo asegurar que al final de la legislatura todavía quedarán aulas modulares, aunque no sé cuántas. Eso también depende de la voluntad de los centros; hay colegios que no quieren quitarlas porque cumplen una función. De todas formas, nuestra voluntad política es erradicarlas.

Con la situación que vive Afganistán, ¿cree que era el mejor momento para implantar la enseñanza del islam?

No sé si es el mejor momento, pero es posible estudiar religión islámica desde el año 1992. Se firmó un convenio entre el Estado y la iglesia islámica para aplicar la religión en las escuelas. Se trata de una obligación legal, no es voluntad nuestra. En concreto, Balears acordó con la Comisión Islámica implantar esta religión, como máximo, en 10 centros, así que nosotros solo ponemos en marcha esta ley. Se hace ahora porque el año pasado no se pudo por la pandemia. Pero prefiero no mezclar este tema con Afganistán. No me parece correcto.

En lo personal, ¿usted cree que la religión debe estar presente en los colegios?

Sí, yo soy partidario de que la religión esté en el itinerario educativo. Eso sí, se tiene que abrir un debate sobre el papel que cumple en los centros escolares. Piensa que vivimos en un estado aconfesional, no laico.

Un 90% de profesores y cerca de un 45% de alumnos vacunados. ¿Son porcentajes satisfactorios?

Satisfactorio sería el 100% de personas vacunadas. Nos queda un recorrido muy importante para que se vacunen más alumnos. Trabajaremos con los centros para que el profesorado y el equipo directivo incentive a los estudiantes a vacunarse.

Si echa la vista atrás, ¿cómo valora lo que lleva de legislatura?

Hemos tenido una hoja de ruta muy clara, y la hemos aplicado desde el principio. Hemos incrementado el número de docentes, hemos mejorado la atención a la diversidad y los resultados académicos. En cuanto al abandono escolar prematuro, hemos pasado del 26% al 21%. También hemos dado un impulso importante a los FP y a la educación 0-3. De ahora en adelante, pondría más énfasis en mejorar las infraestructuras educativas.

Compartir el artículo

stats