Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vacunación se desploma con 352.000 dosis del fármaco en la nevera

El rastreo de Salud detecta un rechazo del 22% en todos los no inoculados mayores de 50 años

Dos sanitarias preparan unidades del fármaco para inocular a la población. | B. RAMON

Dos sanitarias preparan unidades del fármaco para inocular a la población. | B. RAMON

El ritmo del proceso de vacunación se ha desplomado en Baleares, cuando la comunidad no ha llegado todavía al 70% de la población total inoculada con pauta completa (67,5%) y en un momento en el que la conselleria de Salud tiene en la nevera 352.000 dosis del fármaco. De los picos de junio y julio 16.000 y 18.700 unidades del fármaco, respectivamente, se ha pasado a no superar las 9.000 dosis diarias, con jornadas por debajo de las dos mil.

La directora asistencial del Servei de Salut y responsable de la campaña de vacunación contra la covid-19, Eugenia Carandell, explicó ayer que la ralentización iniciada a principios de agosto estaba prevista. «Sabemos que inocular al último 30% de la población diana va a requerir mucho más esfuerzo de lo que costó alcanzar el 70%», afirmó en declaraciones a este diario. «El proceso empezó con las personas vulnerables y las que tenían un riesgo mayor de contagios y a medida que se abrían nuevas franjas de edad se iban inoculando los más concienciados», relató. «Ahora nos quedan los que perciben una menor sensación de peligro, los que piensan que aún tienen tiempo después de las vacaciones y los que por cualquier motivo rechazan la vacuna», detalló. «Pero no hay un peligro de que las unidades del fármaco con las que contamos caduquen. El margen es todavía amplio y el asunto no supone en este momento un problema importante para nosotros», aclaró Carandell.

Ante la nueva situación, la conselleria de Salud ha iniciado un rastreo con llamadas telefónicas particularizadas a todos los no vacunados de Baleares, que ya ha alcanzado a la población mayor de 50 años. «Nos hemos encontrado con un rechazo expreso al fármaco del 22% en mayores de 50, pero también con un problema añadido. Y es que un 60% de los no vacunados ni siquiera responden al teléfono, porque sus datos no están actualizados, porque han cambiado de domicilio o por cualquier otro motivo», explicó. Según Carandell, el rastreo continuará hasta completar todos los grupos de edad y ofrecer una oportunidad a los que por ahora aún no se han vacunado.

La siguiente medida de la nueva estrategia se aplicará de forma inminente y supondrá cerrar todos los centros de vacunación masiva que actualmente se mantienen abiertos y circunscribir la inoculación del fármaco a los centros de salud de las islas, donde los ciudadanos que aún no han recibido el fármaco puedan hacerlo como hasta ahora, pero más cerca de sus domicilios, anunció Carandell.

El proyecto de llevar la vacunación a los colegios no está todavía confirmado, porque, como apuntó la directora asistencial del Servei de Salut, «presenta algunos problemas logísticos. Sobre todo en la conservación de las dosis que se van a inocular cada día».

Tampoco la aplicación de la tercera dosis a los ciudadanos inmunodeprimidos, como se acordó en el Consejo Interterritorial de Salud, parece de momento inminente, según las previsiones de Carandell. «El grupo de los inmunodeprimidos es muy pequeño, pero todavía faltan por concluir los estudios sobre la pérdida de anticuerpos y la caída de las defensas contra el virus en las denominadas células T, determinar, en definitiva, con más exactitud cuándo las vacunas empiezan a perder efectividad una vez se han inoculado», concluyó.

En cuando a la vacunación de los menores de 12 años, Eugenia Carandell también remitió a la conclusión de los estudios sobre la cuestión para el inicio del proceso.

Cs pide otra vez una comisión de investigación

La coordinadora y portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos, Patricia Guasp, registró ayer, de nuevo, la petición de crear una comisión de investigación en el Parlament sobre la vacunación de altos cargos en las islas. La iniciativa de los naranjas viene a raíz de que la Comisión de Ética Pública del Govern concluyó, por unanimidad, que los altos cargos vacunados antes de que les corresponda por grupo de edad o colectivo estarían vulnerando el código ético y faltando a «su compromiso de actuar con integridad».

«No toleraremos ninguna falta de ética ante la ciudadanía que está indignada y desconcertada ante los numerosos casos de cargos que recibieron el antídoto contra la covid-19 saltándose la cola de vacunación», manifestó ayer Guasp.

Més y Vilafáfila

Por su parte, el coordinador de Més per Mallorca, Antoni Noguera, consideró ayer que la dimisión del exresponsable de la campaña de vacunación en Baleares, Carlos Villafáfila, era «procedente» tras las informaciones sobre vacunaciones tempranas de altos cargos. Més lanzó un ultimátum al PSOE para provocar la marcha del entonces coordinador de vacunación.

Compartir el artículo

stats