Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Las relaciones sanas son unicornios»

La psicóloga María del Diego Barquín afirma que en la violencia machista se hace dudar a la mujer de su criterio: «Es peligroso»

A veces salen de la consulta deshechas. Las víctimas de violación o maltrato y también las profesionales. «Siempre alguien te coge y te lleva a dar una vuelta a la manzana», comenta María del Diego Barquín sobre el equipo del Servicio de atención psicológica a mujeres víctimas de violencias machistas y a sus hijos e hijas. «Nos cuidamos muchísimo», afirma, orgullosa, la psicóloga, que destaca la importancia de esto ya que trabajan con «material radiactivo». 

Todas ellas deben hacer esfuerzos para no acabar haciendo suyos los miedos de las víctimas a las que tratan —«a una chica la agredieron mientras hacía deporte sola y ahora que vivo al lado de una zona verde me acuerdo de eso»— y para relajar, en lo posible, la mirada «sesgada» que tienen de la sociedad. «Micromachismos hay todos los días, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Las relaciones sanas son unicornios, si las hay son muy pocas, en todas hay cosas un poco feúchas, pero soy consciente de que me puedo cargar mi entorno personal diciendo cómo veo la vida», señala la psicóloga, que apunta a la educación que han recibido las mujeres.

«Nos han enseñado a agradar y a que nuestras prioridades sean las últimas. ¿Nuestras madres qué se comían? El filete que se había quemado. Sin rechistar», pone como ejemplo Del Diego antes de insistir en que a las mujeres, se les hace «luz de gas» y que, en el caso concreto de la violencia machista dentro de una pareja se consigue que duden de su propio criterio: «Te dicen que eres una exagerada, que las cosas no son como las cuentan, que son ellas las que les hacen ponerse agresivo... Es muy peligroso».

Compartir el artículo

stats