La primera refugiada afgana llegó el pasado lunes a Mallorca. En total el Govern acogerá a 33 personas que irán llegando «progresivamente durante esta y la semana que viene», aseguró la consellera de Asuntos Sociales y Deporte, Fina Santiago, durante una rueda de prensa ayer.

A medida que vayan llegando se instalarán en albergues que el Govern cedió, en su momento, al Gobierno central: uno en Son Rapinya y otro en s’Arenal. «Si ellos quieren hablar se facilitará a los medios de comunicación el contacto», prometió Santiago. «Que hablen es una manera de sensibilizar a la población sobre la situación en la que está Afganistán», justificó. 

La consellera recordó que la familia afgana que llegó la semana pasada no tienen la condición de refugiados. «No lo eran, contaban con nacionalidad española y sus contactos en el país se encontraban en Mallorca», explicó Santiago sobre el hecho de que solicitaran instalarse en las islas. 

Por otro lado, rehusó revelar en cuál de los dos albergues está la refugiada afgana para «respetar su privacidad». La llegada de nuevos refugiados será progresiva porque «depende de la disponibilidad de pasaje» pero, en todo caso, «ya se encuentran a salvo».

 Desde la Conselleria no saben si las personas que llegarán en breve son o no colaboradores españoles, solo que «la mayoría son familias, con mucha presencia de menores». «España considera que la solicitud que han hecho para pedir asilo tiene suficiente valor como para estudiar su caso, que no quiere decir que luego les vayan a dar la carta de refugiado aunque, en este caso, esperamos que así sea», confesó. Y es que, la distribución de los refugiados va en función del número de plazas asignadas para cada comunidad autónoma y su índice de población. Santiago quiso «poner en valor» que en 2015 Balears contaba con cero plazas, mientras que ahora la cifra ha incrementado hasta las 70.

También remarcó que «han aprendido mucho» de situaciones pasadas, como hace unos años con el barco Aquarius. «La diferencia principal entre los de ahora y los del Aquarius es que eran refugiados económicos», admitió. 

Por eso supone que, en esta ocasión, si se conceda la carta de refugiado a los 33 afganos, ya que «las circunstancias son otras, huyen de una guerra extremadamente cruel».