El grupo de investigación del Instituto de Estudios Avanzados del Mediterráneo (Imedea) arrancó ayer una campaña en Cabrera para estudiar los efectos sobre los ecosistemas marinos de un alga invasora detectada en Mallorca, y analizar su posible erradicación. Según explicó el CSIC, la campaña empezó ayer en el Parque Nacional Marítimo-Terrestre de Cabrera y tendrá una duración de diez días. Durante este tiempo se recogerán muestras y se hará un seguimiento del estado de invasión de este alga tropical, conocida como Halimeda incrassata.

Se trata de un alga invasora que se ha detectado en aguas de Mallorca y que coloniza los fondos arenosos y modifica el hábitat de algunas especies comerciales importantes. Así, desde el CSIC aseguraron que para solucionar este problema se necesitan datos sólidos de la presencia de esta especie que permitan una detección temprana y su erradicación.