Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El aeropuerto de Palma, el tercero con más pasajeros conflictivos

Tras un 2020 en el que con la caída del tráfico también se desplomaron los incidentes abordo de los aviones, este año Son Sant Joan ya acumula 27 denuncias, como Tenerife Norte - Alemanes y británicos, los que más ponen en peligro la seguridad

El aeropuerto de Palma, el tercero con más pasajeros conflictivos

El verano pasado, con el tráfico aéreo por los suelos y la interrupción de una temporada que no llegó a despegar, los incidentes abordo de los aviones, protagonizados sobre todo por alborotadores muchas veces sobrepasados de alcohol, casi se extinguieron. En Son Sant Joan tan solo se registraron tres denuncias de enero a julio. Por contra, este 2021 ya acumula 27 (las mismas que hubo en todo el año pasado), lo que lo convierte en el tercer aeropuerto más problemático a nivel nacional.

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa), dependiente del ministerio de Transportes, Movilidad y Agencia Urbana, es el organismo encargado además de velar por los derechos de los pasajeros también de vigilar que en los cielos reine la paz y sancionar las conductas irregulares que ponen en peligro al pasaje de un vuelo y las tripulaciones que les han de enfrentar. En los primeros siete meses del año ya contabiliza 238 denuncias a nivel estatal, 64 más que en el mismo periodo del año pasado. No obstante, esta estadística dista mucho de lo disparada que estaba en la prepandemia. En 2019, un ejercicio de récord turístico, Aesa registró 853 denuncias. Y un año antes, 862.

Por aeropuertos, el que más denuncias acumula es Madrid-Barajas, con 41, al que sigue el de Málaga, con 31, y después el de Palma, con 27, los mismos que se han contabilizado hasta ahora en el de Tenerife Norte.

En Son Sant Joan la Aesa destaca que fueron 32 los pasajeros implicados, cifra superior a las denuncias, pues a veces una sola se extiende a más de una persona.

Tras el aeropuerto de Fuerteventura, con 20, se sitúa el de Barcelona-El Prat, que a pesar de sus dimensiones solo registra hasta julio 14 denuncias.

Denuncias a pasajeros conflictivos de enero a julio de 2021

Denuncias a pasajeros conflictivos de enero a julio de 2021 DM / Xisco Alario

Un caso llamativo es el del aeropuerto de Alicante, que si bien en 2019 lideraba el ranking de conflictos denunciados con 192 —en segundo lugar figuró Son Sant Joan con 174—, este año solo se han producido 10.

Los alborotos a cargo de pasajeros «disruptivos», como los denomina la Aesa, se suelen concentrar en los aeropuertos del Mediterráneo, los más ‘calientes’ con gran volumen de viajeros que vuelan ebrios y llegan a los destinos turísticos a celebrar despedidas de solteros o viajan en grupo por otros motivos. Los conflictos se disparan con la llegada del verano y con una nacionalidad siempre a la cabeza, la británica, que hasta antes de la crisis se correspondía con el principal país emisor de turistas a España. Este año, con las restricciones a los viajes en vigor en el Reino Unido hasta finales de julio, los pasajeros británicos han caído al cuarto lugar a nivel estatal, acumulan 22 denuncias. En primer lugar figuran los españoles, con 57, seguidos por italianos (30) y franceses (27). Los alemanes ocupan el quinto puesto, junto con los polacos, con 18 denuncias.

En Son Sant Joan los alemanes (cuyo país es el que tiene más conexiones con Mallorca) lideran las denuncias (12), y les siguen los pasajeros del Reino Unido (10). Tras ellos siguen los españoles (6), los neerlandeses (2) y un polaco y otro rumano.

El aeropuerto de Eivissa también aparece entre los conflictivos, con 5 denuncias (frente a las 17 de todo 2020), con 7 pasajeros implicados, 6 de nacionalidad española y 1 de Uruguay

La pandemia, que ha trastocado tantos ámbitos, también se deja notar en que Aesa ha tenido que incluir otra tipología de incidentes, los protagonizados por pasajeros que se niegan a cumplir con la obligatoriedad de utilizar mascarilla durante todo el vuelo. Si bien no ponen en riesgo la seguridad, y por tanto no incumplen la normativa aeronáutica, sí contravienen las medidas sanitarias y en este caso las denuncias se trasladan al ministerio de Sanidad.

Fumadores

De acuerdo con la tipología de la denuncia, la principal causa son los alborotos abordo, con viajeros que montan escándalos y no obedecen las indicaciones de la tripulación. A nivel estatal, hasta junio se han producido 187 denuncias por esta razón.

En segundo lugar, figuran los conflictos por fumadores. Todavía hay gente que se empeña en fumar en los aviones, en concreto la Aesa ya ha denunciado a 43 por ello. Tras las 29 que constan por negarse a ir con mascarilla, otras 7 personas fueron amonestadas por manipular o tratar de llevarse el chaleco salvavidas y 2 por utilizar el móvil en el vuelo.

Los implicados en estos conflictos se exponen a multas de hasta 5.000 euros, según regula la Ley de Seguridad Aérea de 2003.

Compartir el artículo

stats