El Govern balear ha incrementado un 12% el presupuesto inicial de las subvenciones para el autoconsumo de energías renovables enfocada a particulares y empresas. En total se destinarán 5,6 millones de euros en instalaciones fotovoltaicas y microeólicas. Esto supone un aumento del 60% con respecto al presupuesto de 2018. El incremento se debe principalmente a la buena acogida que ha tenido la convocatoria anual de 2021, dónde más de 3.000 demandantes han solicitado una ayuda.

Ayer el vicepresidente del Govern balear y conseller de Transición Energética, Juan Pedro Yllanes, junto al director de Amadip Esment, Luis Gil de Sola, y el director general de Energía y Cambio Climático, Pep Malagrava, visitaron las instalaciones del Espai Weyler, uno de los centros de la fundación Amadip Esment, donde ya hay operativas seis placas fotovoltaicas de las diez que se estima que habrá instaladas al finalizar el año.

«Los objetivos son claros: dar un lugar de sombra y ventilación para las personas que atendemos, dar protección al equipamiento de la finca y realizar la instalación de la placas solares en su totalidad», aseguró Gil. «El total de la instalación equivale a 465 kilovatios de energía fotovoltaica, que supone el 40% de la potencia contratada con la distribuidora», continuó. «Es un proyecto muy ambicioso de sostenibilidad medioambiental, que se basa en dos ejes: el primero, minimizar el impacto negativo que generamos al medio ambiente. El segundo, promover proyectos que hagan de Mallorca un modelo de sostenibilidad», explicó. 

También recordó que «a pesar de haber usado casi el 100% de las cubiertas disponibles, sólo nos permite generar el 20% de nuestro consumo». Por ello, consideró que «aún se puede hacer mucho más», como utilizar todas las cubiertas no transitables (naves agrícolas, industriales, hospitales…) en Mallorca para la instalación de placas fotovoltaicas; desarrollar una normativa urbanística y energéticas para que terceros como la fundación Amadip Esment puedan emplear cubiertas que pertenecen a particulares, que no se están utilizando; y promover la agricultura y ganadería, porque favorece la absorción de CO2, crea eficiencia energética y, a su vez, puestos de trabajos para personas de colectivos vulnerables como los que suelen acudir al centro del Espai Weyler. 

Yllanes, por su parte, afirmó que «hay una apuesta clarísima por las energías renovables». La línea de subvención fue ampliada precisamente por el «éxito» que ha tenido. Sin embargo, «no es suficiente y no queremos parar aquí», evidenció el vicepresidente. «Ayer tuvimos la oportunidad de aprobar en el Consell de Govern unas líneas de ayudas para el desarrollo de energías renovables dirigidas tanto al sector terciario como industrial, de servicios, particulares y pequeñas, medianas y grandes empresa», anunció. «Por ello, los casi 13 millones de euros que vamos a invertir en esta cuestión, casi seguro tendrán que volver a ampliarse. Por lo que habrá que solicitar más fondos al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico», estimó. «Estamos hablando de ahorro energético, eficiencia y energía limpia, prácticamente infinita y mucho más barata que de las que disponemos actualmente», expuso. A pesar de que mayoritariamente se ha desarrollado en suelo urbanístico, una pequeña parte tendrá que llevarse a cabo en el rústico para conseguir el gran reto de la «soberanía energética» en las islas.

La cuantía de las ayudas

La convocatoria para solicitar una ayuda para la instalación de placas fotovoltaicas y microeólicas es un programa cofinanciado con fondos FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional). 

En el caso de las primeras, las subvenciones de autoconsumo cubren hasta el 30% de la inversión en el paso de pymes y asociaciones empresariales; para entidades sin ánimo de lucro y comunidades de propietarios, el porcentaje aumenta hasta el 40%; por último, en el caso de las personas físicas la cuantía llega a 50% sobre el valor de la inversión. Para las segundas, las microeólicas, la subvención alcanza el 50% para pequeñas y medianas empresas, asociaciones empresariales, entidades sin ánimo de lucro, comunidades de propietarios y particulares. En el caso de que las instalaciones lleven incluidos sistemas de acumulación de ion de litio se establece la bonificación en un 30% admisible en acumulación para empresas y asociaciones empresariales, para el resto la cifra se fija en un 50% de ayuda. La cantidad de inversión máxima es de 600 euros/kWh de acumulación