Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Son Sant Joan registró 85 vuelos privados diarios de media en julio

La aviación ejecutiva sigue disparada en Mallorca y con 2.568 operaciones supera casi en un millar las del mismo mes antes de la crisis - Los viajeros más exclusivos disfrutan de una isla sin masificación

Son Sant Joan registró 85 vuelos privados diarios de media en julio.

El espectacular alza que vive la aviación ejecutiva desde que se desató la pandemia parece que ha venido para quedarse en Mallorca. Este verano Son Sant Joan sigue registrando una elevada actividad de vuelos privados. En julio se contabilizan una media de 85 operaciones diarias entre aterrizajes y despegues, con 2.568 movimientos en total, que superan en casi un millar los que hubo el mismo mes del verano de 2019.

Según datos facilitados por Aena, en los siete primeros meses de 2021 en el aeropuerto de Mallorca se contabilizan casi 9.000 aterrizajes y despegues de jets privados, que superan en cerca de 3.000 los que hubo entre enero y julio de 2019. La recuperación de la aviación ejecutiva es espectacular y con la crisis sanitaria se ha disparado el uso de este tipo de vuelos que se caracterizan por la exclusividad que permite viajar en grupos reducidos lejos de la masificación de la aviación comercial en un contexto en el que prima evitar el contacto para huir de los contagios y diseñar viajes a medida.

La alta ocupación de los alojamientos de lujo este verano se corresponde con la frenética actividad en la terminal de aviación ejecutiva de Son Sant Joan. Solo en julio, entre aterrizajes y despegues, las operaciones de vuelos privados suman 2.568 movimientos, a razón de 85 cada día. A bordo de estos aparatos viajaron 6.608 pasajeros, lo que supone 2,5 personas abordo por aeronave. Mientras, hace dos años, en la última temporada prepandemia, en el mismo mes se registraron 55 operaciones diarias, en un mes en el que se alcanzaron 1.653 vuelos de jets, con 3.938 pasajeros. El año pasado, cuando ya se constató el incremento de este tipo de tráfico aéreo exclusivo, los movimientos ascendieron a 1.994 (con 5.228 viajeros), lo que supuso 66 de media en cada jornada.

El verano pasado una de las razones que podían explicar semejante incremento de la aviación privada hacia Mallorca respondía a la disminución de las conexiones aéreas, toda vez que la pandemia se había llevado por delante diversidad de frecuencias con las principales ciudades europeas, como explicaba Gerardo Manzano, consejero delegado de Europair, empresa especializada en la contratación y gestión de vuelos chárter que opera en la isla. Por contra, esta temporada Manzano destaca que los viajeros de más alto poder adquisitivo están disfrutando de una Mallorca que «no está tan masificada» en comparación con otras previas a la crisis sanitaria en las que la isla alcanzaba cifras récord de visitantes.

Otro de los elementos que pueden estar favoreciendo la llegada de jets privados a Mallorca son los incendios que han estado teniendo lugar en Grecia. Manzano destaca este elemento como uno de los que estarían perjudicando al competidor del Mediterráneo en favor del archipiélago balear, una vez que el desastre natural impactase el mes pasado en la recuperación que estaba viviendo la actividad turística en el país heleno.

Evolución aviación privada 2019 - 2021

Evolución aviación privada 2019 - 2021 DM / B. Bonal

Si bien Aena no facilita en sus estadísticas la distinción por vuelos domésticos e internacionales (como sí lo hace con la aviación comercial) cuando se trata de vuelos privados —escudándose en que son exclusivos—, gracias a los controles sanitarios que realiza Sanidad Exterior entre el pasaje es posible hacerse idea del peso del tráfico con el extranjero. Según información facilitada por la Delegación del Gobierno, en julio en los tres aeropuertos de Balears se registraron 1.355 aterrizajes de jets, que trajeron abordo a 5.992 pasajeros; un mes antes fueron 845 las llegadas con 3.404 viajeros. Y solo en la primera quincena de agosto ya se contabilizan 591 llegadas, con 2.510 viajeros. La gran mayoría de esta actividad se registra en los aeropuertos de Mallorca y Eivissa.

Además del atractivo que tiene Mallorca para el turismo internacional de más alto poder adquisitivo, también se está convirtiendo de nuevo este verano en una isla muy apetecida para el mercado nacional exclusivo, que «ante la incertidumbre por la pandemia prefiere quedarse en terreno conocido» y esta temporada ha vuelto a renunciar a las salidas al extranjero por placer, observa el CEO de Europair.

El boom de la aviación ejecutiva en Mallorca se ha mantenido a lo largo de todo el año, en Navidad se disparó en los vuelos con Alemania y en Semana Santa siguió con 24 aterrizajes diarios en Son Sant Joan, sobre todo con Alemania, Suiza y destinos nacionales.

Compartir el artículo

stats