Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia redujo en Baleares los valores de población flotante del pasado mayo a niveles del 2005

La suma de habitantes, turistas y trabajadores temporales aumentó un 10,15% en Balears y un 9,93% en Mallorca en comparación con mayo de 2020, pero es la segunda menor cifra en dieciséis años

Imagen de archivo de mayo de 2020, en plena desescalada después del confinamiento por la pandemia. | M. MIELNIEZUK

El pasado mayo, último mes del que se tiene datos, hubo un máximo de 1.371.708 personas sobre el territorio de Balears, y poco más de un millón solo en Mallorca. Estos valores de población flotante -que incluye a trabajadores temporales y turistas- aumentaron alrededor del 10% en los dos casos en comparación con el mismo mes del año pasado, en plena desescalada y reapertura de la vida social por la pandemia, según las cifras del Institut d’Estadística de Balears (Ibestat). De hecho, los niveles de presión humana que hubo en mayo de 2020, sin rastro de turismo, fueron los más bajos de todo el siglo XXI, a pesar de que hay unos 300.000 ciudadanos más en las islas hoy en día que hace veinte años, según los datos de los padrones.

Así, aunque este año ha habido una cierta llegada de visitantes, la suma de habitantes, turistas y trabajadores temporales del pasado mayo se remontó a niveles del mismo mes de 2005. Ese ejercicio, a excepción del año pandémico, es el primero de la serie histórica en el que no se superan las cifras de 2021. Concretamente, los valores máximos de hace dieciséis años fueron un 1,28% menores en el ámbito balear y un 2,44% en el caso de Mallorca.

Los meses de mayo ‘récord’ están muy por encima de los registros de este año. 2018 fue el periodo donde en el quinto mes del año hubo más personas sobre el territorio balear, superando el 1.700.000 de individuos, lo que se traduce en un 20,22% más que los niveles de 2021. Por su parte, ese ‘récord’ en Mallorca se alcanzó en mayo del siguiente año, en 2019, con casi 1.300.000 personas, un 18,04% más que en el quinto mes del actual ejercicio.

Agosto, un mes de récord

Históricamente, en cada mes de agosto se marca el mayor valor del año de población flotante. En el 2015 fue la primera vez que en Balears hubo en algún momento más de dos millones de personas, es decir, las islas soportaron en ese momento 900.000 individuos más que los que estaban empadronados.

La cifra de los dos millones se vino repitiendo anualmente en los meses de agosto, y en el 2017 ya se alcanzó también en julio. En ese ejercicio se llegó al valor máximo de la historia de las islas, con algo más de 2.070.000 personas al mismo tiempo, un 22,7% más que en agosto del año pasado.

En el caso del año actual, es muy posible que se superen los registros de agosto de 2020 ya que, por ejemplo, el pasado fin de semana hubo un 26,6% más de operaciones en los aeropuertos de las islas en comparación con el mismo periodo del año anterior, siendo el 67% de los vuelos de carácter internacional. Igualmente, los números siguen lejos de los máximos de 2017 o 2018, cuando el aeropuerto de Son Sant Joan llegó a operar prácticamente un vuelo por minuto.

La población flotante, un riesgo

El hecho de que las islas soporten esta cantidad de presión humana supone un reto en cuanto al consumo de recursos naturales, sobre todo con el agua, y también es un riesgo por la contaminación, al haber en los meses de verano una cierta saturación de coches, sumando los turismos inscritos en las islas con los de alquiler. En relación a esto, el vicepresidente del Govern, Juan Pedro Yllanes, afirmó la semana pasada que la limitación de circulación de vehículos en Mallorca es una posibilidad, ante la presión ambiental que provoca.

Por otra parte, la consellera de Hacienda y Relaciones Exteriores, Rosario Sánchez, en una visita que realizó a Mallorca a principios de este mes el secretario general para el Reto Demográfico del Gobierno Central, Francesc Boya, destacó a la población flotante como uno de los tres grandes retos demográficos que deben afrontar las islas, además de la propia insularidad y al crecimiento poblacional que se viene desarrollando en Balears cada año, marcando récord tras récord.

«El aumento de población que se concentra en el verano supone anualmente un reto de equilibrio ecológico», subrayó el conseller de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir. Por su parte, Boya alertó en una entrevista con este diario que «a este ritmo hay un riesgo de colapso territorial en 30 años» en Balears, según las proyecciones del Consejo Económico y Social. «Es necesario salir del monocultivo del turismo», añadió.

Mayor población histórica

Según los datos recogidos por el medio Expansión, el archipiélago balear fue la comunidad autónoma del país que más creció entre junio y diciembre de 2020 en cuanto a número de habitantes (+0,36 por ciento), llegando a finales del año pasado a 1.219.000 personas. Además, ya es la cuarta comunidad autónoma que más densidad de población tiene, con 244 habitantes por kilómetro cuadrado, por detrás de Canarias (301), País Vasco (302) y Madrid (841).

Compartir el artículo

stats