La campaña Medits-Pitiusas para evaluar la pesca en el Mediterráneo occidental se inició ayer de la mano del buque de investigación oceanográfica ‘Miguel Oliver’. Ésta permitirá el estudio biológico y caracterización de las poblaciones de peces demersales y el impacto de la pesca en los ecosistemas de caladeros de profundidad alrededor de las islas Pitiüses. Concretamente los trabajos van a permitir caracterizar las comunidades y hábitats de la zona, incluyendo la recogida de sedimentos y la toma de datos oceanográficos de las masas de agua, además de completar el censo de aves marinas, y los estudios de relaciones tróficas entre las distintas especies.

El buque ‘Miguel Oliver’ forma, junto con los buques Vizconde de Eza y Emma Bardán, la flota de barcos de investigación gestionada por la Secretaría General de Pesca. Tiene 70 metros de eslora y 12 de manga, y cuenta con un equipamiento de 3 ecosondas, 3 radares y 6 laboratorios, además de un sistema de posicionamiento y navegación. Está calificado como buque ecológico y silencioso por la sociedad de clasificación Bureau Veritas y cumple la normativa ICES 209 sobre emisión de ruidos y vibraciones en barcos de investigación.