Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

‘Rent a car’: cae la flota y se disparan los precios un 20% en Baleares

El parque, que se ha reducido por el impacto de la crisis en unos 45.000 vehículos, encara este verano problemas de abastecimiento para la demanda de visitantes - Las empresas locales se benefician

Imagen de archivo de coches de alquiler en el aeropuerto de Palma | B. Ramón

Después de la temporada 2020, marcada por la crisis y el cierre de los principales mercados emisores por las restricciones ante el auge de la pandemia, un sector como el del rent a car se dejó guiar por la prudencia y este 2021 atrasó la adquisición de vehículos. El resultado es que se ha reducido la flota en hasta 45.000 vehículos, al pasar de unos 120.000 que se calculaban en Balears antes de la covid y entre los 70.000 o 75.000 que ronda el parque este año. Esta situación ha provocado problemas de abastecimiento y también una subida de precios de un 20%.

El año pasado «lo pasamos mal», indica Ramón Reus, presidente de la Agrupación Empresarial de Alquiler de Vehículos con y sin Conductor de Balears (Aevab), cuando las empresas de este sector habían adquirido coches y tuvieron que enfrentar una caída en picado de turistas internacionales que con las cuarentenas impuestas por sus gobiernos dejaron de venir y los hoteles aceleraron su cierre en pleno agosto. Por ello, a principios de 2021 la demanda de nuevos vehículos quedó congelada al atrasar sus adquisiciones «por si volvía a ocurrir lo mismo». De esta forma, cayó la fabricación de vehículos que se juntó con una caída de abastecimiento de chips para los motores.

Esta es la razón por la que el archipiélago esta temporada cuenta con un parque de rent a car que se ha reducido a entre 70.000 y 75.000 vehículos. El presidente de Aevab esgrime que sus asociados sí están abasteciendo a los conductores tanto clientes de hoteles como de turoperadores. Reus expone que «el problema» lo enfrentan «las tres o cuatro grandes empresas» que compran las unidades «con un 30% de descuento, los anuncian para alquilar seis meses para después venderlos y exportarlos». Esas compañías «sí tienen problemas y no dan a basto».

Reus sostiene que los turistas que se han encontrado sin vehículo para alquiler son los que los han contratado a través de Internet «a precios más caros» y al final una vez alojados en las islas han tenido que recurrir a las empresas locales más pequeñas que sí les han abastecido.

Esta situación ha redundado en una mejora de las tarifas, que han subido «más de un 20%» respecto a 2019, apunta el presidente de Aevab, lo que considera un alza «respetable que no es abusivo» y permite que los precios vuelvan a ser «razonables».

También Salvador Servera, gerente de la Federación Empresarial Balear de Transporte (FEBT), señala a la «no inversión» del pasado febrero en nuevos vehículos de alquiler cuando la incertidumbre sobre la temporada era total y era difícil tomar la decisión de ampliar la flota, lo que se ha traducido en que los precios hayan mejorado.

Por lo demás, después de un invierno con baja demanda, y que en mayo y junio se alcanzara un 50% respecto a 2019, ya en julio y agosto se está rozando casi el 100% de demanda, de manera que «se trabaja como antes de la pandemia», indica Reus. La recuperación ha llegado a los rent a car y se espera que en septiembre continúe la buena racha.

En cuanto al sector del taxi y los VTC (vehículo de transporte con conductor) también están funcionando porque «ahora más gente viene de manera individual», remarca Servera. Por contra, en el transporte discrecional no está operativa toda la flota, salvo los microbuses, además de que se hacen «muchas menos excursiones».

Compartir el artículo

stats