Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista
Bernardí Comas Jefe del servicio de Urgencias de Son Espases

«La población ha bajado la guardia por la vacunación en esta explosiva oleada covid»

«Es incomprensible e inadmisible que hoy en día, con lo que hemos pasado, todavía haya gente que defienda no vacunarse» - «Se ha trasmitido una información tibia sobre las mascarillas, hay que usarlas sistemáticamente»

Las Urgencias de Son Espases afrontan la "explosiva" quinta oleada de la covid-19 Bernardo Arzayus

Hace ahora un año me dijo que las Urgencias son el espejo del hospital, la imagen que trasmite a la población. ¿Qué imagen se está ofreciendo este verano?

En el transcurso de este año las cosas han cambiado mucho. Esta última oleada ha sido diferente a las anteriores y ha causado un hondo impacto en el servicio de Urgencias básicamente por tres motivos. El primero y fundamental es porque ha sido una oleada explosiva, hemos tenido un montón de casos en un espacio muy corto de tiempo. Este ha sido un factor muy importante, sin lugar a dudas...

¿En segundo lugar?

Porque ha afectado a una población joven, el mayor porcentaje de pacientes infectados estaba por debajo de los treinta años, de gente que se mueve y con una alta capacidad de contagio. Y, finalmente, la tercera causa que ha hecho especial esta oleada es que la patología no covid se ha mantenido alta. Es decir, continuamos teniendo muchos casos de patología vascular, infartos, politraumatismos... Eso nos ha obligado a organizarnos de una forma distinta a como lo habíamos hecho hasta ahora.

¿A qué atribuye el aumento de la frecuentación a Urgencias?

Aquí hay una cuestión clave y es que, en relación a la covid, la población ha bajado la guardia.

¿Por qué motivo?

En primer lugar por la vacunación, la gente tiene una falsa sensación de seguridad tras vacunarse y hay que recordarles que los vacunados también tienen capacidad de contagio, es verdad que menor y con consecuencias menos graves pero también contagian. En segundo lugar situaría a los test de antígenos que también proporcionan una falsa seguridad porque un test negativo no te exime de tener una covid y, finalmente, creo que se ha trasmitido una información tibia sobre el uso de las mascarillas. Esta claro que hay que utilizarla de una forma sistemática y no se ha sido del todo claro en este sentido.

¿De una manera sistemática para siempre?

Yo llevaría la mascarilla por todo exceptuándola únicamente en los espacios muy abiertos y en los contactos individuales de nuestro entorno. Excepto en estos supuestos, creo que la idea que hay que trasmitir es que la mascarilla ha venido para quedarse, que hay que llevarla.

El doctor Comas posa en
uno de los pasillos de
Son Espases. |  B. ARZAYUS

El doctor Comas posa en uno de los pasillos de Son Espases. | B. ARZAYUS

¿Para siempre?

Sí. Creo que nos debemos acostumbrar a llevarla porque ha demostrado que, junto a las otras medidas de protección, previene contra el contagio.

Volvamos con el aumento de los pacientes en su servicio...

En las últimas semanas hemos visto una media de 450 pacientes diarios y en los últimos siete días hemos tenido picos de más de quinientos. Esto es una frecuentación altísima.

¿Frente a cuál?

Ha aumentado entre un 13% y un 15% en relación a hace un año.

¿A qué lo atribuye?

A que en la oleada anterior la gente hacía un uso más responsable de las Urgencias, únicamente venían por casos graves y en estos momentos se está haciendo un uso de las Urgencias yo diría que sistemático. Me gustaría recordar que mi servicio es para casos graves y los pacientes que llegan deberían hacerlo o bien al ser derivados por su medico de cabecera o por la central del 061.

¿No puede haber contribuido a este mayor uso de las Urgencias el hecho de que Atención Primaria se encuentre desbordada en estos momentos con la vacunación?

Yo creo que las causas son multifactoriales. Detrás de esta mayor frecuentación estará la alta actividad de Primaria, la demora que podamos tener en las consultas externas de los hospitales, la población flotante que hay... Es decir que hay un montón de factores detrás del aumento de la frecuentación a Urgencias.

«Nos ha sido de gran utilidad el hotel puente para derivar a turistas covid sin criterios de ingreso»

decoration

Recientemente un sindicato sanitario calificó la situación asistencial de Son Espases como más propia de un hospital de campaña, denunció la falta de controles de acceso o que a los pacientes no se les realizara PCR antes de subir a planta. ¿Comparte alguna crítica?

Creo que debemos hacer autocrítica de lo que hacemos. Y que debemos hacerla día a día. Está claro que esta oleada está siendo compleja en cuanto a organización pero de ahí a calificar al hospital de Son Espases como un hospital de campaña media un abismo. Un hospital de campaña es lo que es y desde luego que no es el hospital de Son Espases. Dicho esto, es obvio que ha faltado personal, sobre todo de enfermería, y eso ha obligado a una reorganización de nuestros recursos humanos para garantizar a los pacientes que van a tener camas de hospitalización tanto covid como no covid. Y para disponer siempre de camas de UCI para los críticos. Y para conseguirlo ha sido fundamental el compromiso que siempre han mostrado todos los profesionales.

¿Cuáles han sido las quejas mas fuertes que ha recibido por parte de sus adjuntos (los médicos que trabajan en Urgencias)?

Tengo la suerte de dirigir a un equipo que ha tenido un comportamiento ejemplar y que lo ha tenido además durante año y medio. Su implicación y su compromiso está fuera de toda duda, pero la gente también está muy cansada. Y eso también hay que decirlo.

¿Cuál es la principal causa de ese cansancio?

Porque llevamos año y medio manejando a un tipo de paciente con una serie de cuidados específicos y con una carga laboral y emocional alta. Por eso nosotros nos organizamos a principios de verano trazando una línea roja: que las vacaciones del personal sanitario se debían respetar. En Urgencias hemos distribuido las vacaciones de una forma bastante dimensionada, de mayo a diciembre, para que la gente pueda mantener su periodo vacacional y eso no influya en la cobertura de los profesionales en cada guardia.

Le voy a dar unas cifras. Hace justo un año había 111 pacientes hospitalizados con covid, 14 de ellos en la UCI. Hoy son 415, y 88 de ellos están críticos. Entonces Primaria atendía a 1.422 personas y hoy vigila a más de 11.600. ¿Cómo se explica esta debacle asistencial con el 66,4% de la población de Balears ya vacunada?

¡Y menos mal que tenemos al 66% de la población vacunada! Si no estaríamos ante una situación mucho más crítica de lo que ya es. Y la explicación a todo esto es que la gente se ha confiado. La población ha bajado la guardia, ha minimizado los efectos de la covid, ha aprendido a convivir con esto. Por otra parte también hay más movilidad y una falsa sensación de seguridad que globalmente explicarían estos datos.

¿Qué piensa cuándo ve imágenes de concentraciones de jóvenes bebiendo?

Creo que no son admisibles las concentraciones multitudinarias de gente joven y hay que tomar las medidas adecuadas para que no se produzcan. Porque tienen consecuencias directas sobre la persona que participa en ellas pero también sobre el entorno que le rodea, sus padres, sus abuelos. Por tanto esto es inaceptable y hay que tomar las medidas para evitar que se produzcan. Genera frustración ver que eso no se controla.

Parece que hay temor por parte de las autoridades sanitarias a facilitar datos de reinfecciones o de informar sobre si los pacientes ingresados con covid están vacunados. ¿No cree que esta ocultación alimenta las suspicacias de los negacionistas? ¿Me puede facilitar esta información?

Le daré cifras aproximadas. El 80% de los pacientes que ingresan están sin vacunar y el 20% restante sí lo están.

Estas son las cifras oficiales que repiten insistentemente...

También estoy de acuerdo en que cuanto más información haya y más transparente sea, menos suspicacias habrá. En cuanto a los negacionistas me gustaría hacer un inciso. Es incomprensible e inadmisible que hoy en día con lo que hemos vivido y con lo que estamos viviendo todavía haya gente que defienda la no vacunación. A los que se niegan a hacerlo les invitaría a pasar una guardia de 24 horas con nosotros en el área covid.

«Nos organizamos a principios de verano trazando una línea roja: que las vacaciones se debían respetar»

decoration

¿Ha llegado este verano la normalidad en lo que se refiere a la atención en Urgencias a los turistas?

Es verdad que la atención a tutistas es más baja que en 2019 pero es más alta que la de 2020.

¿Y las patologías?

Son las de siempre. El turista se mueve más y en ellos es más habitual la patología traumatológica y sí que han aumentado los politraumatismos.

¿Intoxicaciones etílicas?

También han aumentado respecto al año pasado aunque continúan por debajo de los niveles de 2019.

¿Ha aprovechado el convenio suscrito entre el Servei de Salut y la sanidad privada para que esta última atienda las patologías covid y no covid de los turistas para desahogar su servicio?

La verdad es que hemos tenido pocos casos de turistas con patología covid que vinieran a Urgencias. A nosotros nos ha sido de gran utilidad el hotel puente que nos ha permitido derivar a turistas con patología covid sin criterio de ingreso. Y si tenían que ingresar decidíamos si se quedaban aquí o los derivábamos a una clínica privada.

¿Han sido muchos?

No. Algunos sí, pero pocos.

¿Qué porcentaje de su servicio se está dedicando en estos momentos a la atención covid?

Entre un 25% y un 30% del servicio. Cada día vemos a unos treinta pacientes con covid-19 de los que acabamos ingresando a unos siete.

Pese a la remodelación y ampliación, en su servicio se sigue viendo a pacientes en camillas. ¿Es una imagen inevitable?

No, si se consigue el equilibrio entre la actividad programada del hospital y nuestra media de ingresos, un 10% de los pacientes que vemos cada día, entre 38 y 40.

¿Qué opina de las críticas que ha provocado el complemento covid?

Creo que en el caso de los incentivos económicos hay que diferenciar claramente si están vinculados al acuerdo de gestión de un servicio determinado o están vinculados a un complemento covid. Y estas reglas del juego hay que dejarlas claras desde el principio. Los incentivos se tienen que pactar siempre antes de empezar y dejando bien claro qué partidas se aplican al complemento covid y cuáles a los acuerdos de gestión.

¿Se considera bien remunerado por el trabajo realizado?

Está claro que el personal sanitario no es un colectivo especialmente perjudicado en el sentido económico. Hablar ahora de la remuneración del personal sanitario, con trabajadores en ERTE, creo que es un error. Ya habrá tiempo de retomar el asunto cuando salgamos de esta.

¿Y cuándo cree que saldremos de esta? El otro día su director general, Juli Fuster, me dijo que confiaba que fuera en Navidades, con toda la población diana vacunada...

Nuestro reto fundamental ahora es ir por delante del virus, lo que resulta complejísimo. Y entre eso está el plan de desescalada para el que la experiencia nos dice que debemos ser extremadamente prudentes.

¿Por qué?

Porque nos colocaremos en otoño, con el inicio del curso escolar, los cambios de temperatura y, sobre todo, con una gripe estacional que no sabemos qué comportamiento va a tener este año teniendo en cuenta que va a haber más movilidad y que la gente está usando más ligeramente las mascarillas.

¿No desaparecerá la gripe también esta temporada?

Tengo mis dudas. Por eso defiendo que el plan de desescalada sea tremendamente prudente. Porque lo que sí sería tremendamente complicado es que coincidiera la covid-19 con un aumento de la incidencia de la gripe estacional.

EN CORTO

P Le concedo tres deseos.

R El primero, que haya un plan de desescalada extremadamente prudente. El segundo, intentar mantener todos los proyectos que están en marcha. La covid no tiene que suponer un freno para el hospital, aunque en este momento sí lo está siendo. Y, por último, que no se subestime la patología no covid. No puede ser que el paciente covid esté por delante del no covid.

P ¿Cuál ha sido su experiencia más desagradable en este último año?

R Hay dos. La primera ver a jóvenes falleciendo y contemplar cómo las familias no se podían despedir de sus seres queridos. La segunda es la frustración de no haber sabido trasmitir a la población que estamos ante una patología grave, con graves consecuencias y complicaciones, de la que hay que protegerse.

Compartir el artículo

stats