Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patronales y sindicatos de Mallorca apoyan prorrogar las actuales restricciones hasta septiembre

Defienden que la prohibición de las reuniones sociales a partir de la una de la madrugada debe de mantenerse para luchar contra los botellones - Solo aceptan pequeñas desescaladas como en el número de personas por mesa en la restauración

Los agentes sociales apoyan que sigan las restricciones y solo asumen pequeñas desescaladas en la restauración. Margalida Salas

Durante los próximos días el Govern debe de revisar con los agentes sociales las restricciones que se aplicarán a partir del próximo día 23, y tanto patronales como sindicatos coinciden en que éstas no van a incrementarse, pero se apuesta también que en el caso de que haya reducciones, van a ser mínimas. Con un dato adicional: tanto UGT como CCOO, CAEB y PIMEM dan como seguro que se va a mantener al menos hasta principios de septiembre la prohibición de que se celebren reuniones sociales a partir de la una de la madrugada, excepto entre personas que convivan en un mismo domicilio.

El presidente de PIMEM, Jordi Mora, subraya que existe un acuerdo entre el Govern y los agentes sociales que fija que ya no se van a volver a incrementar las limitaciones que se aplican sobre sectores económicos. En palabras del secretario general de CCOO en las islas, José Luis García, con el inicio de la temporada turística «se superó el punto de no retorno», y ha quedado descartada ya la posibilidad de elevar las restricciones que afecten a la economía, salvo situaciones sanitarias excepcionales. Esta percepción de que no se van a incrementar las medidas restrictivas es compartida por la presidenta de CAEB, Carmen Planas, y por el secretario general de UGT-Balears, Lorenzo Navarro.

De este modo, las dudas se centran en si el Ejecutivo autonómico va a proponer durante la próxima semana alguna reducción en los límites que mantiene para frenar la pandemia. Y la apuesta de todos es que, si las hay, serán mínimas.

La presidenta de CAEB reconoce que a esta organización le gustaría poder desescalar con mayor rapidez, pero admite también que el elevado índice de contagios, pese a que comienza a descender, hace recomendable actuar con mucha prudencia.

Un factor que se tiene en cuenta es que los contagios crecen con mucha rapidez y que su reducción es muy lenta

decoration

Por ello, los cuatro representantes de las citadas organizaciones sociales pronostican que a partir del próximo día 23, y al menos hasta principios de septiembre, seguirán estando prohibidas las reuniones que no sean entre convivientes a partir de la una de la madrugada. Hay un elemento que se señala como clave para hacer este pronóstico: los recientes incidentes registrados en Magaluf demuestran que sigue siendo necesario tener herramientas para combatir las concentraciones en los espacios públicos y los botellones.

No lanzar mensajes erróneos

Sobre este punto, José Luis García destaca que no se pueden repetir errores, y señala que suprimir la limitación de reunión que existe a partir de la una de la madrugada conllevaría dar el mensaje erróneo a los ciudadanos de que «esto se acabó», como ya sucedió en junio, y recuerda que todavía es necesario mantener medidas de cautela frente a la covid-19.

Además, Carmen Planas asegura que las empresas llevan mucho tiempo adoptando medidas para frenar la propagación del virus, y que la quinta ola se ha producido no por lo que sucede en el interior de los negocios, sino fundamentalmente en las calles, de ahí que sea en este punto en el que haya que actuar con mayor responsabilidad.

La necesidad de mantener esta medida es compartida por representantes de trabajadores y de empresarios, aunque desde CAEB se insista en que su deseo hubiera sido poder elevar algo más el horario de la restauración.

Se insiste en que no se puede poner en riesgo el objetivo de prolongar al máximo la temporada turística

decoration

De la misma forma, hay un punto en el que coinciden todos: si los datos sanitarios mejoran durante los próximos días, sería posible suavizar algunas limitaciones muy puntuales, como las referidas al número máximo de comensales por mesa en bares y restaurantes, que actualmente es de cuatro personas en interiores y ocho en exteriores.

Pero se añade en que esa posibilidad debe de estar siempre condicionada a una clara bajada en las tasas de contagios. En este sentido, Jordi Mora insiste en que no se debe de retomar la desescalada en las restricciones hasta que la situación sanitaria no mejore sustancialmente, dada la mala situación que Balears sigue presentando actualmente.

No arriesgar la temporada

El secretario general de CCOO pone de relieve que la experiencia ha demostrado que los incrementos de los contagios se producen con notable rapidez, mientras que luego cuesta muchos más reducirlos, de ahí que insista en la prudencia. Su homólogo en UGT comparte esta postura, especialmente si se tiene en cuenta que el objetivo que se ha planteado desde la Mesa del Diálogo Social prolongar la temporada el mayor tiempo posible, de ahí la necesidad de limitar los nuevos riesgos.

La presidenta de CAEB coincide en que ahora la prioridad es mantener la imagen de que las islas son un destino seguro para los turistas y que éstos regresan a sus países de origen sin haberse contagiado, y en este sentido pone en valor la ayuda que ha supuesto el que la Familia Real haya pasado unos días de vacaciones en Mallorca.

Por ello, un aspecto que se reitera es la necesidad de que los ciudadanos, especialmente los jóvenes, mantengan actitudes responsables.

LAS CLAVES

No más restricciones: Se descartan nuevas limitaciones en verano

Los agentes sociales afirman que existe un acuerdo con el Govern para no volver a elevar las restricciones a las empresas en temporada alta.

Reuniones sociales: Mantener la prohibición a partir de la una

Patronales y sindicatos defienden que se mantenga la prohibición de reuniones sociales, excepto entre convivientes, a partir de la una de la madrugada.

Pequeñas rebajas: Revisar solo el número de personas por mesa 

Se descarta cualquier desescalada que no sea mínima, y solo se podría aceptar un aumento de las personas por mesa que actualmente se permiten en los bares y restaurantes.

Compartir el artículo

stats