A la edad de 93 años ayer falleció en Mallorca Antonio Garau Mulet, el histórico jefe de Costas de Balears, que dirigió este departamento público durante más de 30 años. Entre otros muchos proyectos, fue el artífice de la organización del litoral de las islas durante la expansión del negocio turístico, con la construcción de numerosos hoteles junto a las costas.

De formación ingeniero, compartió su profesión con su pasión por la escritura y por el arte. Era articulista y experto en artes. Fue amigo de muchos artistas. También se preocupó en apoyar proyectos sociales, como demuestra que fue uno de los impulsores del proyecto de es Refugi, junto al antiguo sacerdote Jaume Santandreu.

En los últimos años Garau fue el centro de una polémica, que se trasladó a los juzgados, después de ser acusado de recibir una dádiva anual de 30.000 euros, disfrazada como asesoramiento, que cobraba a través de su esposa. Una cantidad anual que pagaba el conocido empresario hotelero Jaime Moll, que reconoció que contrató a Garau, siendo todavía alto cargo del Estado, para proteger sus negocios en la costa.

Garau fue uno de los imputados que logró evitar el banquillo. La fiscalía le reclamaba cinco años de prisión por cohecho, pero el delito había prescrito. A pesar de ello ,una sentencia le obligó a devolver más de 200.000 euros a Moll, a quien previamente había demandado por dejar de pagarle durante un año el acuerdo económico que mantuvo con él durante décadas.

En los últimos años se había apartado de toda actividad social.