Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diez migrantes se marchan del hotel covid en el que guardaban cuarentena

Estos ciudadanos llegados en patera la pasada semana a la isla estaban confinados, pero en situación de libertad

El hotel Bellver alojó a principios de julio a cerca de doscientos estudiantes de la península infectados o contactos estrechos. | EP

Diez migrantes llegados la semana pasada a Mallorca en patera se marcharon el martes del hotel Bellver en el que guardaban cuarentena al ser contactos estrechos de positivos por covid. Estos ciudadanos estaban en libertad y atendidos por una ONG a la espera de ser trasladados a la península para entrar en el circuito de ayuda humanitaria. Tienen abierto un expediente de devolución por haber accedido al archipiélago de manera irregular, pero las fronteras con Argelia, de donde son originarios, están cerradas, por lo que en este contexto su repatriación está descartada.

El hotel está escasamente vigilado porque, si bien estos migrantes estaban confinados por la covid, no estaban detenidos. De este modo, la Policía Nacional solo puede tratar de localizarlos para que vuelvan a confinarse siguiendo el protocolo marcado por la conselleria de Salud.

La situación de estos ciudadanos argelinos es muy similar a la de los jóvenes que a principios de julio fueron confinados en el mismo hotel al infectarse mientras disfrutaban de un viaje de estudios en la isla. De hecho, una jueza de Palma acabó anulando aquel confinamiento, y los jóvenes que dieron negativo pudieron regresar a sus lugares de origen aquel mismo día.

El pasado verano también se registraron episodios similares en el hotel de s’Arenal que entonces albergaba a extranjeros que habían sido confirmados como positivos en la isla. Y en varios casos volvieron al hotel por su propio pie horas o pocos días después de haberse marchado.

La pasada semana fueron interceptados 120 migrantes en apenas 24 horas cuando trataban de desembarcar en Mallorca en siete pateras. Una vez detenidos pasan un máximo de 72 horas en dependencias policiales, para ser trasladados a centros de acogida de la península. Aunque tengan abierto un expediente de devolución están en situación de libertad y en muchos casos optan por dirigirse a Francia.

Por otro lado, un argelino de 33 años fue detenido ayer en Eivissa por un delito contra el derecho de los ciudadanos extranjeros por transportar migrantes desde Argelia a la costa de Formentera.

Compartir el artículo

stats