Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud ha vacunado a unos 70 pacientes hospitalizados en las dos últimas semanas

La dificultad de reunir 5 candidatos para abrir un vial, causa de la escasa cifra

Imagen de archivo de una sanitaria dispuestaa vacunar a un usuario. B. Ramon

Salud ya ha vacunado a unos 70 pacientes ingresados en los hospitales públicos de esta comunidad desde que se puso en marcha esta iniciativa el pasado 26 de julio, hace ahora unos quince días.

Como se recordará, a partir de esa fecha se decidió vacunar a los pacientes hospitalizados de 40 años o más que no hubieran recibido previamente ninguna de las dosis contra el SARS-CoV-2.

Se acordó que a estos pacientes, que lógicamente no estarían ingresados por haber contraído la covid-19, circunstancia que impediría su inmunización hasta que no hubieran transcurrido al menos seis meses desde el contagio, se les dosificaría la vacuna de Janssen que solo requiere de una dosis para completar el proceso.

Desde Salud justificaron el escaso número de vacunados en esta iniciativa en la dificultad de reunir en un mismo hospital a cinco pacientes de esta tipología y en el mismo momento para poder aprovechar íntegramente un vial de la citada vacuna que contendría las 5 dosis.

De este proceso de vacunación intrahospitalario quedaron excluidos los siguientes perfiles: personas de menos de 40 años; pacientes que ingresan para un procedimiento quirúrgico o invasivo; personas con condiciones de riesgo muy alto (trasplantados, en procesos de cáncer, etcétera); personas con hipersensibilidad al principio activo o a cualquiera de los excipientes de la vacuna; personas con antecedentes de trombocitopenia inducida por la heparina; personas con antecedentes de síndrome de fuga capilar; pacientes de 65 años o menos que hayan padecido la covid-19 en los seis meses anteriores y las mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.

Excepcionalmente, también se podían vacunar los colectivos de entre 18 y 40 años siguientes: colectivos vulnerables desde el punto de vista social, económico y/o laboral; personas sin hogar; trabajadores del sector de la hortofruticultura; inmigrantes en situación administrativa sin regularizar, etcétera; personas difíciles de vacunar entre las que se encontrarían los grandes dependientes de acceso difícil; las personas diagnosticadas de autismo profundo o de una enfermedad mental con riesgo alto de agitación para la patología de base; personas difíciles de captar como los pescadores de altura en campañas de duración larga y los residentes de centros de internamiento o tutelados; cooperantes que se desplacen en misión a países de riesgo alto y aquellas personas que, por razón de la actividad que llevan a cabo, no estarán en España en la fecha de la segunda dosis.

El médico responsable de cada paciente es el que debe valorar la idoneidad de la vacunación y su prescripción, que quedaría registrada en el sistema de información de Atención Primaria (e-SIAP) y en la historia clínica del paciente.

Compartir el artículo

stats