Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Despiden a un director de un banco de Calvià que se quedaba con los regalos de sus clientes

La entidad financiera repartía tarjetas de compra, que el responsable de la oficina gastó personalmente en varios comercios

El director se estuvo gastando las tarjetas regalo, que debían emplearse en compras. | E.P.

El director se estuvo gastando las tarjetas regalo, que debían emplearse en compras. | E.P.

Una sentencia dictada por el Tribunal Superior de Balears ratifica el despido impuesto al director de una sucursal bancaria de Calvià que, entre otras irregularidades, se gastó las tarjetas regalo que se repartían entre los clientes. Este empleado de banca, con más de 20 años de experiencia, percibía un sueldo medio mensual de alrededor de seis mil euros. Su gestión fue estudiada por el departamento de auditoría de la entidad bancaria, que detectó graves irregularidades que motivaron el despido de este alto cargo. Un despido que el director recurrió, pero que ha sido ahora ratificado por los tribunales.

Según explica la sentencia, esta entidad bancaria reparte lo que denominada tarjetas regalo, que se entregan a determinados clientes. Es una forma de premiar la fidelidad de los clientes. Estas tarjetas no se pueden cambiar con dinero en metálico. El importe, que suele variar en cada caso, se debe gastar a través de compras en determinados establecimientos.

La auditoría interna demostró que el director de la oficina de Calvià tenía que repartir más de 40 tarjetas a diferentes clientes, con distintas cantidades, pero no lo hizo. Se las quedó él y realizó compras con dichas gratificaciones. Estas operaciones se realizaron en tres comercios, uno de ellos un restaurante. Estas tarjetas eran todas nominativas.

Una empleada de esta oficina, que estuvo un tiempo de baja por maternidad, también recibió una de estas tarjetas de incentivos, por valor de 500 euros. El director, en vez de entregarle el dinero a esta empleada, lo que hizo fue repartirlo entre todos los trabajadores de la oficina, que recibieron 100 euros cada uno. El responsable de la oficina le dijo a su subordinada que como no había trabajado en los últimos meses, consideraba que el dinero debía repartirse entre todos los compañeros. La empleada se quejó y el resto de empleados tuvo que devolver el dinero recibido.

Otro de los hechos graves que detectaron los auditores corresponde a operaciones de crédito concedidos a determinados clientes. La entidad financiera autoriza al director a que apruebe préstamos, siempre y cuando no superen determinadas cantidades. Los datos del préstamo deben introducirse en un programa informático, que valora los riesgos. A pesar de que no existían garantías de devolución, el director autorizó préstamos que no debía aprobar.

Compartir el artículo

stats