Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alumnos de FP: «De las 45 personas del grado medio solo han entrado ocho al superior, estamos indignados»

Los estudiantes critican «la falta de información y orientación»

Algunos de los estudiantes de FP de grado medio afectados por la normativa estatal.

Algunos de los estudiantes de FP de grado medio afectados por la normativa estatal.

«Sentimos mucha rabia e indignación. De los 45 alumnos de nuestro grado medio solo ocho han podido entrar por ahora en el superior del itinerario, nos han cortado las alas a medio camino». Este es el sentimiento que expresan a este diario seis estudiantes, de Formación Profesional (FP) de grado medio de preimpresión digital en el IES Josep Maria Llompart de Palma. A la hora de dar el siguiente paso en su vida académica, pasando al ciclo superior de diseño y edición de publicaciones impresas multimedia, una normativa estatal les ha prácticamente impedido seguir el camino. «Es el único grado superior de nuestra familia profesional», relatan.

Lo cierto es que según el Real Decreto 1147/2011, en los grados superiores hay una horquilla de entre un 60% y un 70% de las plazas reservadas para los estudiantes que vienen de Bachillerato, y entre un 20% o 30% para los que provengan de los grados medios. «En el caso de Balears tenemos el máximo porcentaje que se permite para los que provienen de un grado medio, y el mínimo para los de bachillerato», explica el director general de FP del Govern, Antoni Baos. «Ya somos muchas las comunidades que hemos pedido al ministerio una revisión de las horquillas, ya que la tendencia es de crecimiento con los estudiantes de FP», añade.

«Si para ir a la universidad te recomiendan hacer bachillerato, y para hacer un ciclo superior te recomiendan un grado medio, no entiendo por qué nos tenemos que quedar fuera», lamenta Noah Chávez, una de las estudiantes afectadas. «Empecé estos estudios para acceder a este ciclo superior en concreto, pero nos encontramos con que se prioriza a los de bachillerato», añade Joan Bennàssar, otro de los jóvenes que se ha quedado sin plaza.

Este es un problema que se repite anualmente en diversas familias profesionales, pero en este itinerario en concreto ha habido un gran salto de un año para otro. Según afirman los estudiantes, el curso pasado solo hubo tres personas en lista de espera para entrar al grado superior, mientras que este año la cifra ascendió en un principio a 48: diez de bachillerato y 38 del grado medio. «El ciclo medio no es una vía exclusiva para acceder al superior. Te preparan como técnicos, y dentro de los convenios laborales te puedes insertar laboralmente como tal. Un bachillerato no tiene esta vía, así que el decreto estatal le da esta horquilla más amplia por si no quiere ir a la Universidad», apunta Baos.

Inserción laboral

Aunque Balears, entre otras comunidades, haya pedido que se modifiquen las horquillas en favor de los que han hecho un grado medio, «no tenemos razones para solicitarlo más fuertemente», ya que estos ciclos medios tienen una alta inserción laboral.

Sin embargo, Baos afirma que, concretamente, la familia profesional de diseño gráfico, que incluye a estos seis estudiantes, no tiene empresas suficientes para hacer más módulos prácticos. « Es un grado superior muy específico, con una inserción laboral muy concreta y que necesitan empresas que den prácticas, y aquí no hay muchas. Lo estudiaremos y lo volveremos a revisar, pero el problema de esta familia profesional es una baja inserción laboral, de las que más», relata.

¿Un problema de orientación?

Los estudiantes afectados alegan una falta de información y orientación en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) a la hora de elegir sus estudios. «Se debe decir más claramente a los alumnos que hay menos opciones de entrar en el grado superior si vienes de grado medio. No puedes pretender que hagas un ciclo medio y acabes estudiando uno superior radicalmente diferente, como pasar de preimpresión digital a mecánica o cocinero, ante la falta de plazas. Es ilógico», lamenta el padre de uno de los jóvenes.

Por otro lado, Noah Chávez destaca que, en su caso, la orientación que recibió para decidir sus estudios estuvo basada en un hecho que durante muchos años ha estado insertado en la opinión pública. «Cuando te piden que elijas la vía académica, te dan a entender que el bachillerato es mejor, hay cierto menosprecio a la FP. A mí me recomendaron que por ciertos motivos hiciera una FP, que no valía para bachillerato, y ahora me han cortado la vía».

El director general de FP niega que haya un problema de comunicación, pero afirma que se debe reforzar la orientación a todos los niveles, «y lo estamos haciendo». De hecho, «es uno de los retos que estamos afrontando, otra cosa es el desconocimiento de la normativa, que en ningún caso debe impedir que un alumno no pueda acceder».

¿Está todo perdido para estos estudiantes? Algunos, como Miguel Ángel Mas, indican que tendrán que buscar trabajo para seguir accediendo a su pensión, «o me voy a quedar sin dinero». Sin embargo, Baos replica que «no todo está perdido, ya que en las listas de septiembre habrá otra oportunidad».

Compartir el artículo

stats