Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Juli Fuster Director General del Servei de Salut (IB-SALUT)

«Deberíamos llegar a esta Navidad con el cien por cien de la población vacunada o muy cerca»

«No estamos peor que hace un año cuando teníamos una mortalidad veinte veces superior»

Juli Fuster: «deberíamos llegar a esta Navidad con el cien por cien de la población vacunada o muy cerca» M. Mielniezuk

¿Cuál ha sido la situación más complicada a la que se ha enfrentado el Servei de Salut en lo que llevamos de pandemia?

Momentos complicados ha habido muchos. Ahora mismo es uno de ellos. Pero si hay que destacar alguno, quizás al principio, cuando todo era incertidumbre, veíamos que el material de protección se iba acabando, que la gente caía enferma e ingresaba grave y no sabíamos cuánto iba a durar esto. Con la llegada de la vacuna se produjo un antes y un después. Porque gracias a las vacunas con la actual incidencia no tenemos las UCI y el sistema sanitario colapsado.

¿Ha tenido que priorizar en algún momento la atención de algunos enfermos sobre otros por saturación asistencial?

Afortunadamente no porque tenemos un excelente sistema sanitario que es capaz de dar una gran respuesta a los problemas, como ha quedado demostrado. Al revés, la directriz era que todas las personas vulnerables institucionalizadas, a la mínima que se desestabilizasen fuesen ingresadas en un hospital para tenerlas más controladas.

¿Ha sido esta quinta ola pandémica tan inesperada que les ha cogido con el paso cambiado?

Yo creo que toda la sociedad en general está cansada de esta pandemia, del virus, de la mascarilla, de las limitaciones... Íbamos avanzando con la vacunación cuando apareció una variante, la delta, tremendamente contagiosa, que ni esperábamos ni la deseábamos. Como he dicho antes, el hecho de que tuviéramos ya a muchas personas vulnerables vacunadas ha evitado que pasáramos más pena como al principio de la pandemia.

¿Qué tiene que decir a los sindicatos sanitarios que le acusan de falta de previsión, de no fidelizar a los profesionales, de ofrecer contratos precarios y de provocar la fuga de 300 enfermeras?

Todo es mejorable siempre y respeto mucho la opinión de los sindicatos, y desde aquí quiero agradecer el esfuerzo desplegado por todos los profesionales sanitarios porque su capacidad de reacción y su entrega han sido extraordinarias. Dicho esto, nuestro país tiene un déficit de profesionales sanitarios, no solo Balears. Lo cierto es que no se han formado los suficientes profesionales para dar respuesta a las necesidades. Y esto en situaciones normales porque en una situación pandémica como la actual las necesidades se acentúan.

¿Rechaza entonces las acusaciones de falta de previsión?

No creo que la haya habido porque hemos contratado a todo el personal que había en la bolsa. ¿Qué se han tenido que dar vacaciones? ¡Pues claro que sí porque llevaban muchos meses y mucho cansancio acumulado! Que el hecho de que mucha gente haya cogido vacaciones en julio cuando se ha producido este repunte sea una falta de previsión yo creo que no es así. También es cierto que ha habido profesionales que se han ido pero no porque no les hayamos fidelizado sino porque son de otras comunidades, tenían familia....

¿Cuántas enfermeras han contratado en lo que llevamos de pandemia?

Desde el primer momento de la pandemia contratamos a más de quinientas enfermeras con contratos de un año que luego prorrogamos por seis meses más. Cuando consigamos acabar con la covid lo vamos a celebrar toda la sociedad. Y los profesionales sanitarios, los primeros.

¿Le parece justo ahora pedir a los profesionales que renuncien a sus vacaciones? ¿Va a usted a darles ejemplo renunciando a las suyas?

Antes que nada dejar claro que de momento no le hemos suspendido las vacaciones a nadie, solo estamos haciendo múltiples propuestas para que los que quieran renuncien voluntariamente a ellas.

El director general posa en uno de los pasillos de la sede central del Servei de Salut. MANU MIELNIEZUK

¿Cómo prevé compensarlos?

Hemos puesto sobre la mesa más días si los coges en otro momento, cantidades económicas por cada día añadido de actividades extraordinarias e incluso si la incidencia es más alta. Y la respuesta de los profesionales está siendo muy buena. A nuestra última propuesta lanzada ayer (por el pasado jueves) se han sumado 15 enfermeras y 37 o 38 auxiliares de enfermería. Si los pacientes lo necesitan y hay que anular alguna vacación, se anulará. Pero esta será la última de las últimas opciones a la que dudo mucho que tengamos que llegar tal y cómo están respondiendo.

¿Y las suyas?

Puede que haya algún día que no venga por el despacho pero eso no significa que no esté conectado a través del ordenador, del teléfono... Sí que habrá días de mi agenda rutinaria en los que no venga.

Ayer (por el pasado jueves) el Servei de Salut atendía a 12.861 pacientes con covid-19 más a sus contactos estrechos. Sea sincero y dígame si dispone de recursos para controlar esta situación.

Cuando la trasmisión ya es comunitaria, ya está extendida, las labores de rastreo se ven muy limitadas porque es muy difícil llegar al cien por cien de la población. Ahora tenemos más de cien personas haciendo labores de rastreo. Con ellas y con todo el resto de medidas, sobre todo con la vacunación que es la más importante, vamos a doblar esta curva. De hecho en estos últimos días ya está empezando a verse una estabilización de la incidencia lo que quiere decir que al final las medidas van dando resultados.

¿Se está estabilizando la incidencia porque los jóvenes se están contagiando de manera natural?

Es un debate que se está produciendo en Europa en estos momentos y cuanta más gente tengamos vacunada, más será así. Hemos sido de las primeras comunidades en vacunar a los chavales de 12 años y a los jóvenes de dieciséis a veintinueve años lo que nos lleva a unos porcentajes muy altos de jóvenes ya vacunados que junto a los que se han contagiado nos dará un elevado porcentaje de cobertura. Me gustaría resaltar el ingente trabajo que ha hecho y está haciendo Atención Primaria porque me gustaría recordar que nunca antes habíamos vacunado aquí a un millón de personas. A lo sumo lo habíamos hecho con sesenta o setenta mil personas para la gripe. Y todo este esfuerzo ha recaído sobre todo en Primaria.

¿Es cierto que los sanitarios contactos estrechos de positivos que ya estén vacunados pueden ir a trabajar normalmente si su PCR es negativa?

Sí, según el nuevo protocolo de hace unos diez días, esto es ahora así. Pero este protocolo afecta a toda la población, no solo a los sanitarios. A estos últimos se les permite ir a trabajar pero con una FFP2 (mascarilla que confiere mayor protección) y acentuando un poco las medidas de seguridad.

¿Qué tiene que decir a las quejas de la sanidad privada de que no cuentan con ellos?

Es cierto que decidimos vacunar a sus profesionales para poder incluir ese dato en su historia clínica de Primaria. Y el tiempo nos ha dado la razón porque gracias a ese control de la información hemos podido desarrollar más tarde el certificado covid.

¿A qué es debido que con esta difusión vírica se comuniquen tan pocos casos entre turistas?

No discriminamos si el contagio es de un turista o de un nacional pero sí que tenemos positivos entre los primeros. Es verdad que muchos de ellos tienen que venir con pauta vacunal y a la hora de irse otros tienen que hacerse una PCR para poder entrar de nuevo a su país y ahí estamos pillando muchos positivos. O sea que haberlos, haylos.

¿Cuántos turistas contagiados hay en estos momentos en los hoteles puente?

[Fuster no disponía de esta información que fue facilitada más tarde por su departamento: el viernes el hotel Bellver tenía alojados a 114 turistas y a 25 contactos estrechos mientras que en el Pabisa tan solo había alojados dos contactos estrechos.]

¿Se les cobra este alojamiento a los turistas?

El alojamiento, la estancia propiamente dicha, no La asistencia sanitaria que les damos, sí.

¿Cómo les explicaría a los ciudadanos por qué estamos ahora casi peor que hace un año con el 61% de la población vacunada con dos dosis?

Te niego la mayor, no estamos peor que hace un año cuando teníamos una mortalidad veinte veces superior a la actual. Y un gran porcentaje de los pacientes ingresados lo están porque aún no les ha llegado el turno de vacunarse o no han querido hacerlo. La situación en las residencias tampoco tiene nada que ver. Es cierto que estamos teniendo un repunte de casos pero sus síntomas son mucho más suaves.

Pero siguen comunicándose muchos casos, hay nuevas restricciones...

Sí, porque lo que quiere este virus es distancia social, es un virus antisocial (risas), es así por desgracia.

¿Cuándo cree que daremos por acabada esta pandemia?

Creo que falta poco, nos queda algún round todavía pero creo que falta poco.

¿Tendremos unas navidades normales?

Espero y deseo que sí.

En principio deberíamos llegar a ellas con el cien por cien de la población vacunada, ¿no?

Sí, si no se produce una debacle con las vacunas, en principio deberíamos llegar con el cien por cien de la población vacunada o muy cerca de ese porcentaje.

Se vendió la vacuna como la única salida a esta crisis y ahora vemos que un 20% de los pacientes covid-19 están doblemente vacunados. ¿A qué lo atribuye?

Y a medida que vayas vacunando a más gente ese porcentaje aumentará. La diferencia está en los números absolutos, cuántos enfermos había antes y cuántos hay ahora. También parece, aunque habrá que evaluarlo después de este brote, es que las estancias medias hospitalarias de los vacunados son más cortas. Como tampoco tiene nada que ver la mortalidad de ahora con la de antes. Sabemos positivamente que la vacuna es útil, esto es una certeza, no tenemos la más mínima duda.

Pero mucha gente pensaba que con la doble vacunación iban a recuperar su vida...

Desde el primer momento ya se dijo que la vacuna no era cien por cien efectiva, tendrá una efectividad del ochenta y pico pero no es del cien por cien lo que quiere decir que habrá diez, doce o catorce de cada cien a los que la covid les seguirá afectando como si no estuvieran vacunados.

Para terminar, dos preguntas de tipo personal. Usted y su pareja llevan todo el peso de la conselleria de Salud, ¿cómo se lleva no poder desconectar ni en casa?

¡Pues la verdad es que no se lleva demasiado bien, qué quieres que te diga! (risas). A veces nos planteamos hablar de trabajo solo hasta una hora determinada, hemos hecho actos de voluntad múltiples veces pero es muy difícil desconectar, la verdad.

¿Cómo va a llegar a la próxima legislatura después de esta centrifugadora? ¿Repetiría mandato si se lo pide la presidenta?

A ver, yo siempre estoy a disposición de lo que diga mi presidenta y mi consellera, por supuesto (risas). Dicho esto también tengo que decir que si la legislatura acaba en el 2023 en esa fecha yo ya tendré 67 años. Vamos a ver qué pasa. Yo lo dejo ahí.

Compartir el artículo

stats