Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los alemanes se quedan en Mallorca pese al aumento de las restricciones

El sector turístico destaca los escasos retornos adelantados que se han registrado tras decidir el Gobierno germano elevar hoy las restricciones cuando vuelvan a su país

La mayoría de los alemanes alojados en Platja de Palma han apostado por completar sus vacaciones.

La mayoría de los alemanes alojados en Platja de Palma han apostado por completar sus vacaciones. M. Mielniezuk

La mayoría de los turistas alemanes han decidido quedarse a completar sus vacaciones en Mallorca. Desde el sector turístico se valora que los clientes germanos que han optado por adelantar su retorno, debido a que hoy entra un vigor el endurecimiento de las restricciones fijadas por su Gobierno, han sido muchos menos de los esperados, optando la mayor parte por no interrumpir su estancia en la isla. Sin embargo, hoteleros y touroperadores admiten que su preocupación está puesta en este momento en las cancelaciones que puedan registrarse de aquí al viernes entre los que tienen previsto llegar al archipiélago durante el próximo fin de semana.

La decisión adoptada por el Ejecutivo alemán el pasado viernes, situando a Baleares, al igual que el conjunto de España, entre las zonas de alta incidencia del coronavirus, había desatado la alarma en el sector turístico, ante la posibilidad de que se registrara un fuerte frenazo en ese mercado emisor. Hay que recordar que a partir de hoy, los germanos que no tengan completada la doble vacunación o que no hayan superado la enfermedad se van a ver obligados a permanecer diez días en cuarentena a su regreso, aunque con la opción de hacerse una PCR a los cinco días y poner fin al confinamiento si la prueba sale negativa.

Pero hay un punto en el que coinciden plenamente los hoteleros, touroperadores y empresas de alquiler vacacional consultados: la primera prueba se ha superado sin excesivas incidencias, ya que aunque se había preparado un dispositivo para facilitar el regreso adelantado de los clientes que lo solicitaran, han sido relativamente pocos los que han tomado esa decisión.

El hecho de que la opción de permanecer en Mallorca haya sido la mayoritaria se explica porque casi la mitad de la población alemana ya ha recibido las dos dosis de la vacuna, al tiempo que se apunta que previsiblemente una parte de los que no están inmunizados preferirán al regresar a su país hacerse una PCR para reducir el confinamiento a los citados cinco días.

Hoteleros de la Platja de Palma (zona alemana por excelencia) reconocen que estaban convencidos de que la mayoría de sus clientes iban a optar por permanecer en la isla mientras que fuentes de los touroperadores destacan que el dispositivo que se había diseñado para los retornos ha tenido un uso muy inferior al previsto. El presidente de la asociación de viviendas de alquiler turístico Habtur, Antoni Barceló, también subraya la permanencia de la clientela alemana, que en su caso achaca a que el turista de alquiler suele tener una edad que hace que la mayoría estén ya vacunados, mientras que su homologo en la asociación de pequeños y medianos hoteles de PIMEM, Juan Manuel Ordinas, habla de regresos minoritarios.

Segunda prueba: fin de semana

La segunda prueba por la que va a tener que atravesar el sector turístico para calibrar el impacto que el aumento de las restricciones va a tener en el mercado alemán va a tener lugar este próximo fin de semana, con la llegada de un nuevo contingente de visitantes, según se apunta tanto desde el sector hotelero como desde la touroperación, ante el temor de que se produzca un volumen importante de cancelaciones.

En este sentido, y en el caso del mercado alemán, no se oculta la agonía que para algunos hoteleros está suponiendo mantener la actividad en julio y su pretensión de seguir haciéndolo en agosto, a la espera de que se registre el repunte habitual en la clientela de esa nacionalidad que se registra en septiembre. Empresarios del alojamiento no ocultan lo difícil que está siendo alcanzar ocupaciones del 50% (se señala la excepción de la cadena Riu, a la que se asignan las mejores ocupaciones por su relación con TUI, especialmente después de que la primera haya inyectado liquidez a la segunda con la compra de las acciones que tenía en la cadena hotelera), hasta el punto de reconocer problemas para no situarse en pérdidas.

En este sentido, se recuerda que actualmente no se pueden pedir garantías a los clientes (como que faciliten una tarjeta de crédito o avancen dinero), lo que está llevando al problema adicional de que, en lugar de cancelar su estancia, simplemente no se presentan el día acordado en el hotel. Eso explica que algunos empresarios del sector lamenten «lo mal que estamos trabajando este verano», ya que a la escasez de clientes se suman las dificultades para planificar la actividad en el establecimiento.

Países Bajos devuelve de ámbar a amarillo a Baleares

Apenas diez días después de pasar a ámbar a Balears, Países Bajos la vuelve a poner en el color amarillo de su semáforo covid de destinos, junto al resto de España. De ello informó ayer la embajada del país en España. El embajador de Países Bajos, Jan Versteeg, explicó en sus redes que esto es posible gracias a la vacunación y al certificado covid. El regreso al amarillo supone que ya no se desaconseja viajar a las islas y que los turistas neerlandeses ya no tendrán que hacer cinco días de cuarentena a su regreso y que sólo se tendrá que presentar PCR o test de antígenos negativo si no de dispone de pauta completa de vacunación.

Compartir el artículo

stats