La consellera de Salud, Patricia Gómez, reveló que el pasado jueves, primer día de venta libre en las farmacias de los test de autodiagnóstico para la covid-19, se dispensaron unos 1.500 test que acabaron destapando 94 nuevos positivos.

La consellera, que compareció junto al presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos (COFIB), Antoni Real, subrayó que los nuevos test «no sirven para viajar» recordando que su función será, básicamente, para despejar las dudas de un posible contagio de los ciudadanos.

Gómez recordó que todo positivo ha de confirmarse por una PCR hecha por el Servei de Salut o por alguna clínica privada autorizada y facilitó un número telefónico, el 971 211 998, al que toda persona que le salga el autotest positivo tendrá que llamar para informar de ello y pedir una cita para que se le haga la PCR de confirmación.

Preguntada por el tiempo medio de respuesta que daría ese teléfono a los usuarios habida cuenta del colapso que padecen otros números de Infocovid, la consellera no supo precisar ningún plazo más allá de estimar que será «lo antes posible» antes de apelar a la responsabilidad de los ciudadanos a los que pidió que se mantengan aislados para evitar difundir más el virus pese a que no se haya confirmado aún su positivo con la preceptiva PCR.

Justificó por último esta PCR de confirmación para los autotest y no vio ninguna contradicción en que, al mismo tiempo, Atención Primaria haya decidido considerar como definitivo un positivo en un test de antígenos sin que sea necesario confirmarlo, en que estas últimas pruebas son nasofaríngeas, esto es, recogen la muestra más profundamente en las fosas nasales. Por contra, en los autotest la toma de muestra es nasal e incluso salival, circunstancia que los haría «menos fiables» que los test de antígenos que realiza el Servei de Salut.