El sector turístico teme que Alemania declare hoy zona de alta incidencia a Baleares

Medios alemanes dan por hecho el pase de las islas al siguiente nivel de alerta que supondría cuarentena de cinco días para los turistas no vacunados

Turistas en las salidas del aeropuerto de Son Sant Joan.

Turistas en las salidas del aeropuerto de Son Sant Joan. / M.MIELNIEZUK

Agencias

Balears tendrá hoy la mirada puesta en Alemania. El sector turístico de las islas teme que ante el aumento de contagios el gobierno alemán declare hoy al archipiélago zona de alta incidencia de coronavirus a la vez que medios germanos dan por hecho el pase de las islas a este siguiente nivel de alerta, lo que supondría cuarentena de cinco días para los turistas no vacunados y un nuevo golpe al sector después de la vuelta a la cuarentena, también para no vacunados, de Reino Unido.

Según informaba ayer el diario berlinés Morgenpost, el Gobierno alemán se dispone a recalificar a España, y por extensión a Balears, como zonas de alto riesgo de contagios de coronavirus. La revisión de la calificación de zonas de riesgo se anuncia oficialmente los viernes de manera habitual. Se rige por los criterios del Instituto Robert Koch de virología (RKI), que asume e implementa Ministerio alemán de Asuntos Exteriores.

De confirmarse, implicaría que los viajeros sin la pauta completa de vacunación o recuperados de la enfermedad quedarían en cuarentena a su regreso a Alemania durante 10 días, que puede reducirse a cinco si al quinto día se presenta una PCR negativa.

Balears pide no mirar solo la IA

Alemania ya sacó a Balears hace dos semanas de su lista de destinos seguros, declarándola zona de riesgo, en una categoría que no implicaba en la práctica consecuencias para los viajeros. Sin embargo, ahora sí tendría repercusión ante la exigencia de cuarentena en un país que todavía no ha alcanzado la mitad de la población vacunada (48’1%).

Después de entrar como «zona de riesgo» y ya ante el riesgo de que las islas pudieran pasar a ser consideradas como «zona de alta incidencia», el Govern defendió la semana pasada que Alemania «debería revisar sus criterios». El portavoz del Ejecutivo autonómico y conseller de Economía y Turismo, Iago Negueruela, expresó en ese momento que el Instituto Robert Koch, que es quien toma esa decisión en Alemania, «no debería tener en cuenta solo la incidencia acumulada», sino que «debería incluir otros criterios», como la situación en los hospitales o los niveles de vacunación.

Pese al avance de la vacunación, Balears lleva semanas con cifras récord de contagios que rozan los 900 casos diarios y la incidencia a 7 días, que es el indicador que observa el Robert Koch, está en estos momentos en 365 casos por 100.000 habitantes y subiendo. Si bien es cierto que en el momento de efectuar sus declaraciones el conseller, apenas había un centenar de casos hospitalizados, en los últimos días la presión ha incrementado, tensionando la atención primaria y obligando a los hospitales a activar sus planes de contingencia con más de 200 hospitalizados en planta ya en las islas por covid y más de una treintena en UCI.

La vuelta de la cuarentena para el turismo alemán supondría un nuevo golpe a la temporada. Balears volvía a entrar el lunes en el semáforo ámbar de Reino Unido, que exige también cuarentena a los no vacunados, y el pasado jueves Países Bajos sacaba a las islas de su lista de destinos seguros precipitando la cancelación de todos los viajes de TUI desde el país.

[object Object]

La presidenta del Govern, Francina Armengol, celebró ayer los datos del inicio de la temporada turística, celebrando que ya hay 700 hoteles abiertos, que el aeropuerto de Palma es el de mayor tránsito de turismo internacional y que el 70 por ciento del turismo alemán viaja a las islas, e insistiendo en que ha sido posible gracias a la buena situación sanitaria de meses atrás, así como al certificado covid, que defendió que debería extenderse a actividades culturales y eventos. «Hemos empezado bien y espero que la temporada dure hasta octubre, noviembre y diciembre», pronunció.