Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los empresarios temen a corto plazo un fuerte alza de las cancelaciones de viajes desde Alemania

Las patronales confían en que la pérdida de visitantes alemanes sea moderada alegando «las enormes ganas que tienen de venir»

Turistas alemanes llegando a la terminal de Son San Joan, en Palma.

Turistas alemanes llegando a la terminal de Son San Joan, en Palma. AFP

La decisión del Gobierno germano de elevar las restricciones a los alemanes que visiten Balears, al igual que el resto de España, va a provocar en el corto plazo un parón en las reservas y un aumento de las cancelaciones, según se apuntó ayer desde diferentes organizaciones empresariales de las islas, aunque también se expresó la esperanza de que a lo largo del verano se pueda recuperar una importante afluencia de turistas de esa nacionalidad, alegando «las enormes ganas que tienen de venir tras 15 meses sin poder viajar».

La vicepresidenta de la Federación Hotelera de Mallorca, María José Aguiló, fue la primera en admitir el impacto que la decisión germana va a tener sobre el sector turístico de las islas, «al ser el mercado alemán un pilón fundamental».

Por ello, señaló la necesidad de redoblar los esfuerzos para impulsar la recuperación, y para eso reclamó la colaboración de la Administración, dado que se ha hecho necesario «poner toda la carne en el asador» para revertir los efectos que la medida alemana va a tener inicialmente.

La presidenta de la patronal CAEB, Carmen Planas, recordó que también los británicos devolvieron a las islas al Semáforo Ambar sin que ello haya cortado su llegada, e hizo hincapié en la necesidad de que Balears mantenga su imagen de destino turístico seguro, recordando en este aspecto el trabajo que se ha hecho desde las empresas para conseguirlo. Por ello, insistió en que lo más importante es que los visitantes que llegan a Balears a pasar sus vacaciones puedan retornar «sanos».

El presidente de PIMEM, Jordi Mora, admitió que la medida alemana «es una mala noticia a estas alturas de la temporada», y que va a provocar un descenso en la afluencia de visitantes en el corto plazo, con los correspondientes efectos en cadena en numerosos sectores económicos, pero puso de relieve que ahora el reto es conseguir rebajar el nivel de contagios y conseguir que Alemania de marcha atrás en su última decisión.

El presidente de Restauración-CAEB, Alfonso Robledo, también pronosticó un descenso en la llegada de turismo alemán en el corto plazo, pero se mostró esperanzado en que las cifras se irán recuperando de la mano de los que ya estén vacunados o hayan superado la enfermedad, ante el fuerte deseo de pasar unas vacaciones en Balears. Por ello, consideró que el impacto económico no será excesivamente fuerte.

El presidente de la asociación de viviendas de alquiler Habtur, Antoni Barceló, admitió que ese aumento de las restricciones «se veía venir» a la vista de la evolución de los contagios en las islas, pero recordó que en el caso del sector del alquiler vacacional buena parte de sus clientes tienen una edad en la que las tasas de doble vacunación son muy elevadas, lo que puede ayudar a que los efectos de las nuevas restricciones no sean muy importantes. En cualquier caso, no ocultó que previsiblemente habrá cancelaciones y que se desincentivan los viajes al archipiélago.

Compartir el artículo

stats