Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Buscan una ubicación alternativa a s’Aranjassa para el centro de migrantes

La Delegación del Gobierno y la Policía nacional exploran otras opciones tras las críticas vecinales y políticas a la actual localización anexa a una depuradora

Solar de s’Aranjassa donde la Policía Nacional planea ubicar un nuevo centro de migrantes.

Solar de s’Aranjassa donde la Policía Nacional planea ubicar un nuevo centro de migrantes.

La Policía nacional en colaboración con la Delegación del Gobierno busca una ubicación alternativa al solar de s’Aranjassa (Palma) para acoger una instalación temporal de migrantes llegados en patera a Balears, ante el fuerte incremento y la falta de espacio adecuado para atenderles cuando llegan en masa. Las fuertes críticas vertidas en los últimos días por vecinos y partidos políticos a la elección de la actual ubicación han persuadido de la conveniencia de encontrar otro espacio.

En el solar de s’Aranjassa, junto a una depuradora, ya habían empezado los trabajos para adecuar el terreno. Según ha sabido este diario no está descartado del todo, pero sí se admite que ha perdido peso la que para la Policía nacional era hasta la fecha la opción principal para ubicar una infraestructura «temporal y excepcional», aseguró en un comunicado el pasado día 14. El cuerpo policial justifica el nuevo espacio en la necesidad de atender las puntas de llegada de migrantes en patera. Solo este año han sido detenidos más de quinientos cuando trataban de entrar en el archipiélago de manera irregular. Esta misma semana fueron interceptadas 103 personas en ocho pateras en menos de 24 horas.

Preguntada al respecto de la polémica ubicación, el mismo día de la ola de pateras, la delegada del Gobierno en Balears, Aina Calvo, señaló que «de momento no tenemos ningún centro, ni autorización; solo se explora algún sitio [para ubicarlo]. Mientras tanto se mantienen las actuales instalaciones en dependencias policiales» para que los migrantes permanezcan un máximo de 72 horas antes de pasar a disposición judicial.

Aunque agradeció expresamente al Ayuntamiento de Palma el ofrecimiento del solar cuestionado, Calvo ya deslizó veladamente su cambio de planes, anunciando que «intentamos buscar otro espacio en las mejores condiciones posibles. Hasta entonces, nos mantenemos como estamos».

Discretamente, la Delegada busca ahora nuevas posibilidades para evitar más controversia. Además de otros solares, se plantea aprovechar edificios o instalaciones que ya existen y que a día de hoy no tienen uso definido. La Cruz Roja, que atiende a los migrantes a su llegada a las islas, también será consultada.

Una zona «insalubre»

La Federación de Vecinos de Palma criticó el martes en un duro comunicado la elección de s’Aranjassa «por ser una zona bastante insalubre, junto a la depuradora, inundable, llena de mosquitos, de olores procedentes de la depuradora y de ruidos tanto de la depuradora como de la pista de aterrizaje del aeropuerto».

La Policía Nacional ha defendido que solo utilizará la nueva infraestructura cuando se produzcan incrementos en el flujo de llegada de pateras, al tiempo que planteó, en el caso de s’Aranjassa, que el espacio se estructure a base de módulos prefabricados que sean fácilmente desmontables. Las críticas a este proyecto no se han centrado únicamente en la ubicación elegida —«es uno de los principales focos de mosquitos de Palma», subrayan los vecinos de la zona—, sino también en la idea que hay detrás.

En el solar de s'Aranjassa ya se habían empezado los trabajos para adecuar los terrenos para la instalación temporal

decoration

«Hay otro modelo más adecuado», criticó la pasada semana Podemos Palma, socio en el equipo de gobierno de Cort. «No va en nuestra línea política con respecto al trato que deben recibir las personas que llegan en patera, huyendo de la pobreza, el hambre o la guerra, y que se juegan la vida cruzando el mar», señaló la formación morada. También se han sucedido las críticas desde la oposición.

El PP de Palma acusó al alcalde, José Hila, de ocultar a los ciudadanos la construcción de la nueva infraestructura, y consideró que es la confirmación de que Mallorca es «una de las rutas fijas para el tráfico ilegal de personas». El Pi, por su parte, lamentó el «secretismo» del proyecto.

Compartir el artículo

stats