Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pi se vuelve a romper y a quedar descabezado un año después del adiós de Font

El actual presidente, Antoni Amengual, y la portavoz, Lina Pons, abandonan por sorpresa junto a otros miembros de la cúpula en un nuevo estallido de la guerra interna con el sector de Melià

Amengual flanqueado por Lina Pons y otros miembros de la cúpula el día que presentó su candidatura.

Amengual flanqueado por Lina Pons y otros miembros de la cúpula el día que presentó su candidatura. B. Ramon

Cuando se cumple un año del último congreso que eligió a la actual dirección del partido y que abría una nueva etapa tras la salida de su número uno y fundador Jaume Font, El Pi se vuelve a romper y a quedar descabezado. El actual presidente de los regionalistas, Antoni Amengual, presentó ayer su dimisión «irrevocable» junto a otros destacados miembros de la cúpula del partido, la mayoría de ellos afines a Font, en un nuevo estallido de la guerra interna entre el sector fontista al frente del cual se había quedado Amengual y el sector que encabeza el otro fundador, Josep Melià.

En un movimiento prácticamente calcado al vivido en el partido hace ahora poco más de un año cuando Font dio su portazo, el actual presidente del partido, Antoni Amengual, anunció ayer que deja todos sus cargos orgánicos en el partido, así como su acta como conseller electo del Consell.

Amengual deja la presidencia y su acta en el Consell; Pons dejará de ser portavoz, pero mantiene el acta

decoration

La diferencia con la salida de Font es que junto a Amengual anunciaron su salida otros miembros del núcleo duro del partido, entre ellos la vicepresidenta y actual portavoz de la formación en el Parlament, Lina Pons, quien también dejará la portavocía, aunque, a diferencia de Amengual, mantendrá el acta y seguirá como diputada en el Parlament. También anunciaron su dimisión de la cúpula Gori Ferrà (Inca), Pep Franco (Palma) y Sebastià Salas.

Melià, entre las bancadas del hemiciclo del Parlament. | M. MIELNIEZUK

Si bien el estallido de esta nueva crisis tiene su origen en el conflicto enconado desde la salida de Font, Amengual sorprendió a todos al anunciar su marcha durante la reunión de la ejecutiva de El Pi celebrada ayer por la tarde. «Hoy he presentado a la Ejecutiva mi dimisión irrevocable del cargo de presidente de El Pi. Ha sido una decisión muy meditada y compartida con otros compañeros que también dejan la dirección», compartió en sus redes.

Conflicto enquistado

Desde la salida de Font, sus fieles presionan para que siga los pasos del pobler el otro fundador del partido, el diputado Josep Melià. La crisis abierta hace un año ya llevó a Melià y a la alcaldesa de Porreres, y entonces vicepresidenta, Xisca Mora, a dar un paso al lado y dejar el núcleo duro del partido.

La guerra interna se ha reabierto con la elección del candidato en 2023, como telón de fondo

decoration

Amengual fue elegido en ese momento como líder al emerger como una figura de consenso al haber mantenido las distancias en la guerra entre Font y Melià.

Sin embargo, durante este tiempo ha seguido el pulso por tratar de alejar a Melià de los mandos del partido, especialmente con la vista puesta en la elección de quién debe ser el próximo candidato de El Pi en las elecciones de 2023. En las últimas semanas, diferentes agrupaciones locales que ya pidieron en su día la salida de Melià, firmaron una carta dirigida a Amengual para «invitar» al fundador a dejar todos sus cargos.

Por su parte, Melià, con el apoyo del sector al que representa y del que en la cúpula quedan, por ejemplo, el secretario general Tolo Gili o el presidente de la Felip, Antoni Salas,ha desoído cualquier sugerencia en este sentido.

Ahora, sin presidente ni vicepresidenta y mientras se convoca un nuevo congreso, queda al frente del partido de manera interina como vicepresidente primero de El Pi, el ibicenco Joan Torres.

Compartir el artículo

stats