Los partidos políticos PSIB, Unidas Podemos y Més per Mallorca, que forman el Pacto, registraron ayer en el Parlament una proposición no de ley (PNL) en la que se aboga por que el Gobierno central deje sin efecto los acuerdos con la Iglesia Católica y elimine de las escuelas públicas las clases de religión.

La diputada de Unidas Podemos en el Parlament Gloria Santiago, que ha impulsado esta iniciativa, afirmó ayer que «profesar o no una religión es parte de la libertad individual», un derecho que «tiene que ampararse», si bien ha de ejercerse en los espacios privados, detalló ayer el partido en una nota.

Según Santiago, el principal objetivo de esta proposición no de ley es conseguir una enseñanza laica, en coherencia con la condición aconfesional del Estado promulgada en la Constitución.

«La escuela pública tiene que ser un espacio donde se desarrolle el pensamiento, la creatividad y el espíritu crítico sin dogmas religiosos ni condicionamientos, en plena libertad», argumentó la parlamentaria balear, que pidió también al Gobierno estatal que revise los acuerdos con la Santa Sede. Asimismo, insistió en que la enseñanza de religión en los colegios es «una más de las herencias impuestas por la dictadura franquista» y abogó por liberar a la escuela pública de «viejos mandatos». La iniciativa está en sintonía con el programa de Unidas Podemos, donde se apuesta por una ley de libertad de conciencia que garantice la «acofensionalidad real».