Aena operó este lunes en el aeropuerto de Son Sant Joan 113 vuelos (57 llegadas y 56 salidas); y en el de Eivissa un total de 70 (34 llegadas y 36 salidas), lo que convirtió ayer estos aeropuertos en los más activos coincidiendo con la exención de cuarentena para los viajeros que lleguen de España, en una jornada que los británicos llamaron el «día de la libertad», ya que se levantaron muchas restricciones.

Así, el Reino Unido eliminó ya ayer las últimas restricciones legales por la pandemia de la covid y el uso de las mascarillas ya no es obligatorio en locales como restaurantes o pubs pese a que los contagios diarios continúan rondando los 50.000.

Entre las limitaciones suprimidas figura la obligatoriedad de guardar cuarentena al volver desde un país en ámbar en su semáforo covid (entre ellos España) para quienes hayan recibido la pauta de vacunación completa, aunque sí deberán someterse a dos pruebas de detección de la covid, antes y después del viaje.

En este sentido, fuentes de Aena explicaron que para este lunes tenían previstas 489 operaciones con Reino Unido, de las que 246 fueron llegadas y 243 salidas. Hace una semana, el pasado 12 de julio, registraron 152 operaciones en toda la red de aeropuertos, 79 de entrada y 73 de salida

Los aeropuertos más activos este lunes fueron, así, los de Palma y Eivissa, con un total de 183 vuelos operados en las dos islas. La Asociación de Líneas Aéreas (ALA) había avanzado un aumento de las reservas del 400% desde que se conoció que no sería obligatoria la cuarentena, aunque partían de cifras muy bajas.

«Cierto optimismo»

El presidente de Exceltur y máximo ejecutivo de Meliá, Gabriel Escarrer, dijo ayer que la temporada continúa «enormemente volátil y cambiante», pero la eliminación de restricciones en Reino Unido está teniendo un impacto «positivo» en el volumen de reservas y está reduciendo el número de cancelaciones. A su juicio, esta dinámica demuestra «la resiliencia de la demanda turística», que se recupera ante cualquier signo de apertura o de mejora, y evidencia también «su sensibilidad ante las alertas sanitarias y/o las nuevas restricciones».

«Con toda la prudencia», los avances en la vacunación, tanto en España como en los mercados de origen (con la práctica totalidad de británicos mayores de 40 años vacunados) invitan «a un cierto optimismo», con una previsible recuperación con fuerza en el verano una vez que el «ruido» de esta quinta ola se atenúe, lo que podría suceder en un par de semanas, afirmó Escarrer.

Por su parte, el portavoz del Govern, Iago Negueruela, resaltó que a pesar de la entrada de España en la lista ámbar del semáforo covid más de 35 millones británicos tienen «más facilidad» para viajar al permitirse la movilidad de personas con doble pauta de vacunación y destacó también que Reino Unido, así, «se abre más que se cierra» lo que, además, no está afectando al turismo familiar aunque los menores sí que tengan que practicarse las pruebas.