Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rebajas de verano: El mallorquín vuelve a gastar

El creciente desembolso local y el retorno de los turistas elevan las ventas al menos un 30% respecto al pasado año

El aumento en el gasto de residentes y turistas está aliviando la crisis del comercio.

El aumento en el gasto de residentes y turistas está aliviando la crisis del comercio.

El mallorquín vuelve a dejar dinero en el comercio, tras un año en el que su presencia ha sido testimonial, especialmente en el caso de la moda, según celebran grandes y pequeños establecimientos, que están viendo cómo las ventas vinculadas al textil y complementos se han disparado al menos un 30%, según las estimaciones de la patronal Pimeco, reforzadas también por la creciente presencia de los turistas.

El impulso que las ventas están registrando en julio debe de ser matizado al tener en cuenta que el pasado año el gasto estaba «casi muerto», según se señala desde el sector, dado que el consumo que el cliente local hacía en el comercio (salvo excepciones como la alimentación o las tecnologías de la mano del teletrabajo) se situó en niveles mínimos, a lo que hay que sumar una fallida temporada turística en la que la cifra de visitantes era por estas fechas extraordinariamente baja y que tuvo su final en agosto a causa de una nueva ola del coronavirus.

A pesar de ello, se admite que la situación ha mejorado considerablemente durante este verano respecto a 2020, pese a mantenerse todavía por debajo del consumo que se registró en 2019, según señalan los presidentes de las patronales Afedeco y Pimeco, Toni Gayá y Antoni Fuster respectivamente.

Lo que ha sucedido es que la cifra de turistas ha aumentado y consecuentemente las compras que estos realizan (aunque se recuerda que los que llegan en julio no se caracterizan por su elevado poder adquisitivo, que mejora apreciablemente a partir de septiembre), pero además la clave radica en el incremento del consumo de los propios isleños, según pone de relieve el presidente de la zona de Jaume II de Palma, Pedro Mesquida, que subraya el respaldo que esta recuperación está suponiendo para el sector.

Desde las grandes superficies se coincide en este diagnóstico y recuerdan que ya pronosticaron un aumento del consumo cuando se iniciaron las rebajas, a finales de junio, frente al pesimismo expresado entonces desde las patronales de las islas.

Las grandes firmas ponen de relieve la reactivación en las compras de moda y complementos, especialmente en el caso de la infantil y la de señora, por parte de la clientela local, a lo que se suma la demanda extranjera, creciente con el regreso de los británicos pese a que no es la nacionalidad que más gasta en estos sectores.

Hay varios factores que todos señalan como claves, y uno de ellos es que hay amplios colectivos de residentes que durante la pandemia no se han visto afectados ni por la destrucción de empleo ni por los ERTE, lo que les ha permitido mantener sus ingresos estables. Pero además, debido a las restricciones económicas y los confinamientos, se trata de familias que han visto incrementado su ahorro al no poder gastar en aspectos como el ocio. Esas bolsas de dinero retenido están comenzando a circular de nuevo.

Reposición de vestuario

Toni Gayá recuerda además el enorme parón que durante el verano pasado se produjo en el consumo vinculado al sector del textil, al ser unas compras de las que se prescindió ante la inseguridad laboral y económica que existía y ante la caída de la actividad social. Según el presidente de Afedeco, eso está obligando ahora a reponer vestuario y está reactivando el gasto en este tipo de ramas comerciales.

Como se ha indicado, se detecta el aumento del turismo, inicialmente alemán y ahora también británico, y sobre este último hay puestas expectativas especiales. Aunque los visitantes del Reino Unido no se caracterizan por hacer los mayores desembolsos en el sector comercial («prefieren gastarse el dinero en otras cosas», ironiza un representante empresarial), se recuerda que éste va a ser el primer verano en el que no van a tener que pagar el IVA si residen en su país, una vez han quedado fuera de las reglas de juego comunitarias, lo que implica que van a tener ante ellos precios más asequibles. Hay grandes superficies que ya han tenido en cuenta esta novedad, y que han diseñado mecanismos para realizar ese reembolso. Por ejemplo, desde El Corte Inglés se señala que tras realizar la compra, a los británicos se les devolverá lo pagado por el IVA en el departamento de atención al cliente.

En cualquier caso, se recuerda que las dos primeras semanas de rebajas son las que concentran el mayor volumen de ventas relacionadas con esta campaña (hay establecimientos que ya están elevando los descuentos para dar un nuevo impulso), por lo que hay comercios que anuncian para finales de este mismo mes la inclusión en sus estantes de la ropa de otoño, destinada básicamente al cliente extranjero que al volver a su país se va a encontrar con temperaturas mas bajas.

Ayudas

La reactivación de las ventas en el comercio mallorquín es acogida con notable satisfacción por parte de los empresarios del sector, aunque con una advertencia adicional: hay una mejoría respecto a 2020 pero todavía se está lejos de los ingresos obtenidos en 2019, por lo que el aumento en la facturación es insuficiente para compensar la «mochila» del endeudamiento que llevan a sus espaldas, de ahí que se reclame que las ayudas estatales se cobren cuanto antes con el fin de evitar más cierres.

Compartir el artículo

stats