Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carne, leche, frutas, hortalizas y poco pescado; el menú balear durante la pandemia

Se consumieron una media mensual de 8,2 kilos de cárnicos, 7,25 de vegetales y 8,28 de lácteos

Una niña comiendo pescado.

Una niña comiendo pescado. GETTY IMAGES

La crisis económica que provocó la pandemia durante 2020, con muchos miles de trabajadores en ERTE, no permitía grandes dispendios y ello se notó en la cesta de la compra de los isleños. Pese a que comimos mucho más que el resto de españoles, nos centramos en adquirir solo los alimentos básicos, esenciales y más económicos, según el Informe Anual del Consumo Alimentario en hogares del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

El menú durante la pandemia sufrió incrementos en el consumo de carne (especialmente cerdo, pollo y preparados cárnicos), leche y sus derivados, frutas, hortalizas y pan. El consumo de pescado apenas creció 100 gramos por persona con respecto a 2019, cuando de un año a otro durante el confinamiento los isleños comimos 15 kilos más per cápita al mes que la media nacional.

Entre los meses de febrero a junio del pasado año, cuando estuvimos muchas semanas encerrados para evitar los contagios, cada balear consumió una media de entre 8,2 y 9,5 kilos de carne y sus derivados. El consumo de hortalizas y verduras superó los 7,2 kilos, mientras que la fruta llegó casi a los 9 kilos por persona. Lo mismo ocurrió con la leche y sus derivados, que superaron los 8 kilos mensuales de media y el pan, con casi 4 kilos por persona.

En carne incrementamos casi 1,5 kilos su consumo con respecto a los mismos meses de 2019, situación similar con las verduras y hortalizas, especialmente patatas, mientras que el pasado año durante el confinamiento comimos casi dos kilos por persona al mes de frutas más que en 2019.

Un dato a tener en cuenta es que creció de forma importante, más de un kilo por persona al mes, el consumo de alimentos ecológicos y de kilómetro cero. 2,76 kilos per cápita durante los meses de febrero a junio del pasado año. Hay que recordar que se favoreció a la producción de la agricultura local y de proximidad con campañas institucionales.

Licencia para vino y cerveza

Mientras a la hora de comer solo adquirimos, de forma especial, los alimentos esenciales, sí que durante el confinamiento los residentes de Balears nos permitimos unas pequeñas licencias con el vino y la cerveza. Se bebieron casi un litro de vino y medio de cerveza más que en 2019. Ello puede deberse a que habitualmente este tipo de bebidas se consume fuera de casa y durante el confinamiento se consumieron en los hogares.

Compartir el artículo

stats