Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Imputan a dos altos cargos del PSOE por tráfico de influencias y prevaricación

Acusan al gerente de la Simfònica, Pere Malondra, y al secretario técnico de Turismo del Consell, Joan Gaspar Vallori, de colocar a personal afín en la biblioteca de Alcúdia

Pere Malondra y Joan Gaspar Vallori

Pere Malondra y Joan Gaspar Vallori

Dos altos cargos del PSIB-PSOE, Pere Malondra y Joan Gaspar Vallori, están siendo investigados por tráfico de influencias y prevaricación durante su última etapa como concejales en el Ayuntamiento de Alcúdia, su ciudad natal. Tras su paso por la política municipal, Malondra es en la actualidad el director-gerente de la Fundació Orquestra Simfònica Illes Balears; por su parte, Vallori es ahora el secretario técnico de la conselleria de Turismo y Deportes del Consell de Mallorca. Se les acusa de presuntamente haber maniobrado en la legislatura 2015-2019 para colocar a personal afín al partido en la biblioteca municipal de Alcúdia, conocida popularmente como Can Torró y de reputado prestigio.

La magistrada que instruye el caso en los juzgados de Inca aprecia indicios de posible delito contra Pere Malondra y Joan Gaspar Vallori y les ha citado a declarar en calidad de imputados el próximo mes de octubre. Además de los dos políticos socialistas, la jueza investiga al exfuncionario municipal Jaume Oliver Cloquell, que hasta su jubilación era el jefe de personal del consistorio alcudienc. Un responsable del patronato que gestiona la biblioteca también ha sido citado en calidad de investigado en esta causa.

Pere Malondra y Joan Gaspar Vallori son destacados militantes del PSIB-PSOE. El primero fue teniente de alcalde de Alcúdia, fruto del pacto con El Pi, y concurrió como número 20 en la lista al Parlamento autonómico de Francina Armengol en las últimas elecciones autonómicas, quedándose a un paso de salir elegido. Vallori fue regidor de Turismo y en la presente legislatura dio el salto a la política insular, de la mano de la presidenta del Consell Cati Cladera. Las denuncias soterradas sobre colocación de familiares y empleados próximos al PSOE en distintos departamentos del Ayuntamiento de Alcúdia eran recurrentes sobre ambos, si bien hasta ahora no se había materializado ninguna acusación judicial.

El ya exfuncionario Jaume Oliver habría jugado supuestamente un papel clave, al controlar la contratación del personal municipal. Oliver fue salpicado por un caso anterior, que terminó condenando a otro funcionario del Ayuntamiento por amañar contratos en connivencia con un empresario, si bien a él no se le llegó a imputar como en esta ocasión.

Compartir el artículo

stats