Las banderas oficiales de más de una treintena de municipios de Mallorca ondearán a media asta o con un lazo negro este 18 y 19 de julio, como símbolo de condena contra el golpe de Estado franquista, que dio inicio a la Guerra Civil.

El gesto responde a una iniciativa de la asociación Memòria de Mallorca, que hace un mes se puso en contacto con los 53 ayuntamientos de la isla para que se sumaran a este acto simbólico, de los cuales 33 contestaron de forma afirmativa.

Así lo explicó este sábado la presidenta de Memòria de Mallorca, Maria Antònia Oliver, en una rueda de prensa celebrada en el Mur de la Memòria del cementerio de Palma, donde se recogen los nombres de las víctimas de la represión franquista en la isla. Asistieron también representantes del Consell, institución donde las banderas ondearán a media asta, y de diversos consistorios.

Oliver recordó la ola de represión y condenas arbitrarias que se desató a raíz del golpe de estado del 18 de julio de 1936, al tiempo que explicó que han arrancado esta campaña a nivel municipal ya que se trata de la administración más cercana a la ciudanía. De cara a próximas ediciones, anunció, es que la iniciativa se extienda a nivel nacional.

La práctica totalidad de los municipios que se han sumado a la campaña están en manos de gobiernos progresistas, de centro-izquierda y de regionalistas de El Pi. Una de las pocas excepciones es el ayuntamiento de Llucmajor, presidido por el alcalde Eric Jareño, del PP. Curiosamente, en el gobierno municipal de Llucmajor, hay dos exregidores de Vox.

Gràcies!

Posted by Memòria de Mallorca on Saturday, July 17, 2021

“Hace falta que el Gobierno dé un paso al frente y declare este día como de condena oficial al franquismo. Es una cuestión de derechos humanos”

Maria Antònia Oliver - Presidenta de Memòria de Mallorca

En declaraciones a los medios, Oliver hizo un emplazamiento al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que explicite una “condena clara” del 18 julio, por lo que implicó en su momento al dar inicio a la Guerra Civil.

“Hace falta que el Gobierno dé un paso al frente y declare este día como de condena oficial al franquismo. Es una cuestión de derechos humanos”, aseveró.